En una semana caótica, sobretodo colmada por el lanzamiento del nuevo Fiat Pulse (acá), Renault también aportó su cuota y presentó en sociedad a la renovación del Kwid. El pequeño super-ventas brasilero se comercializará en versiones Zen, Intens y Outsider (adiós Life), mantiene el impulsor 1.0 de 68cv/94Nm, y caja manual de cinco relaciones. No puedo olvidarme de mencionar que ahora equipa control de estabilidad y tracción de serie. Los precios son de U$S 13.990, U$S 14.990 y U$S 15.990 respectivamente. La garantía es de 3 años o 100.000km, extensible a 5 o 120.000. Vamos a verlo en detalle.


Medidas

El pequeñito segmento A del rombo tiene unos 3.680 mm de largo, 1.479 mm de alto (sin contar las barras del Outsider), 1.579 mm de ancho y 2.423 mm de batalla. El espacio de carga, por su parte, cuenta con 290 litros, pero que se pueden aumentar hasta los 1.100 litros, rebatiendo el respaldo enterizo. El tanque de combustible tiene unos 38 litros. El peso en orden de marcha es de 818kg-825kg (depende la versión)


Mecánica y dinámica

Para este apartado, pocas cosas cambian, ya que el Kwid sigue manteniendo el confiable motor de la familia SCe, un pequeño impulsor de tan solo 998 cc, tricilíndrico que entrega 68cv y 94 Nm de torque a 4.250 rpm. Se relacionará únicamente con una caja de cinco marchas, conjunto que promete unos 6.5 litros de consumo mixto, y llevar de 0 a 100 km/h a este Kwid en 13.5 segundos.

El esquema de suspensiones es bien convencional, con suspensiones independientes delanteras y traseras con eje de torsión. Cuenta con frenos de disco adelante, y tambores detrás.


Equipamiento

El pequeño Kwid se comercializará en tres variantes de equipamiento: Zen, Intens y Outsider. Los aplausos se los llevan por incorporar control de estabilidad de serie, algo muy necesario. El equipamiento es el siguiente: