ATT Prueba | Jeep Compass Limited 1.3 Turbo T270

Si bien de esta ya se enteraron, pues ya hicieron un montón de preguntas en el Instagram de ATT, también tuve hace un tiempo a esta Jeep Compass, que tuvo una gran, gran novedad. Se trata de un cambio de motorización, dejando de lado el 2.4 Tigershark, para pasar a equipar un muchísimo más eficiente 1.3 turbo (180cv/270Nm). Esto no es poca cosa, y lo que vamos a hacer hoy es evaluar a este nuevo impulsor en un producto que ya era muy agradable. Todos los datos de lanzamiento los encontrás acá. La probamos en la variante Limited (casi-full) que tiene un price-tag de U$S 48.950 (precio actualizado).

El Nuevo Jeep Compass aporta un cambio muy necesario, y que le sentó de maravilla.

Diseño exterior

Poco cambió comparado a la Compass anterior, se trata más que nada de un reestyling que justo trajo un motor turbo consigo. Diseños de ópticas, paragolpes, y demás, cambiaron muy ligeramente, pero que sin dudas le da un estilo más renovado y aggiornado. Equipa también en esta variante, faros Full LED de buen poder.

Lo que me interesa más que cualquier otra cosa en esta Compass es que, al tener unos cuantos cues de diseño de Jeep, se lo nota como lo que puede ser uno de los SUV-C con más personalidad estética del segmento, obviamente detrás de Tucson, porque bueno, eso es un mar de personalidad-es en término de estética.

Por otro lado, se lo ve bastante elevado, incluso más que su competencia, pero contrarresta un pococo para mi con la lógica de ser un Jeep, el hecho de tener estas llantotototas de 19″. Se ven muy bien, pero no les gusta la idea del off-road.


Diseño interior y Comfort

En el interior se repite un poco también esto de que el Compass es uno de los SUV-C con más personalidad propia. Se trata de un interior bien elaborado tanto en términos de diseño, como de armado, calidad de materiales y tecnología. Hay bastantes inyectados blandos de buena calidad, y la plancha frontal está recorrida de punta a punta por una especie de listón en lo que parece ser rose gold. Muy agradable, y un poco distinto.

La postura de manejo es bien elevada, incluso más que en la mayoría de los SUV-C, lo cual aporta a esta sensación de un producto más alto y utilitario, es bien agradable. El asiento del conductor tiene regulaciones eléctricas en 6 vías, no así el de pasajero, que es todo manual. De todas formas, todo es muy cómodo. En frente, encontramos el tablero digital de 10.25″, que tiene un funcionamiento correcto, pero una definición un poco mejorable, así como su funcionamiento. No está mal, pero podría ser mucho mejor, habría que hacer mejoras en la User Interface.

De la misma manera sucede con la pantalla multimedia de 10.1″, pero tiene la diferencia de que su resolución es muy buena. Tiene Apple CarPlay inalámbrico, lo cual es muy útil, pero se complica a veces a la hora de conectarlo, pues se pone un poco tosco el trámite. Lo muy lindo es que se combina con un cargador inalámbrico. Combo infalible, Apple CarPlay inalámbrico y Cargador Inalámbrico. Ah, un plus, tiene sistema de sonido Beats, y suena muy bien con un subwoofer en el baúl.

El techo panorámico solo va para la limited Full, acá, se extrañó.

En las plazas traseras, siguen las buenas noticias porque el espacio sobra, pudiendo alojar hasta tres personas con relativa comodidad, mientras que dos irán con una comodidad excelente. Detrás de ellos, se aloja un espacio de carga que ha sido criticado por su tamaño compacto, alojando 400 litros, mientras que por ejemplo, Volkswagen tiene al Taos con 498 litros. Lo que Taos no tiene, y este Compass si, es un auxilio de tamaño completo y llanta igual a las titulares


Mecánica y dinámica

¡El gran cambio se ve acá! Jeep tiró por la borda a aquel TigerShark 2.4, para adoptar un muchísimo más eficiente mil trescientos con turbo-compresor, con una potencia de 180cv y 270Nm de par. Para compensar, les dijimos adiós a todas las variantes 4×4, y todas las Compass pasan a equipar caja automática de seis relaciones. La dinámica se nutre de suspensiones independientes en las cuatro ruedas, y en el caso de esta límited, unas -en mi punto de vista- innecesarias, 235/45 R19.

El impulsor se comporta como uno lo espera, muy bien, sin ser nada que salga de tus sueños más profundos, pero sin decepcionar a nadie. 180cv y 270Nm son cifras coherentes para mover a esta compass de 1.500 kg y algo. En ciudad se comporta con más que suficiente soltura, con una caja bien relacionada, y en ruta provee más comfort que dinamismo, como debe ser.

El único compromiso que existe es, como siempre, el divorcio latente entre la configuración de las suspensiones de un SUV (blando y cómodo) y el rodado elegido (delicado, firme y que tiende a marcar más las irregularidades del camino). Quizá donde más va a molestar esto es cuando queremos hacer un poquito de aventura con esta Compass, debido a que el rodado nos va a limitar bastante.

La caja bien relacionada, no es la más rápida, pero tiene un funcionamientos uave al menos.

Por lo demás, todo más que bien, recuperaciones más que aceptables, sofisticación de rodado está muy bien, los consumos son de 7.5 l/100km en ciclo mixto, lo cual es una cifra aceptable, y terriblemente buena en comparación a lo que daba aquel Tigershark.


Conclusión

El segmento SUV-C destaca por ser bastante avanzado y tecnológico, además de uno de los más pujantes; por esta razón, competir en el, no es fácil. Pero el Jeep Compass con su renovado impulsor 1.3 Turbo demuestra que tiene todo y más para competir, viene a llenar un espacio necesario, y aporta una personalidad distinta a sus competidores.

Esto comenté en un post de Instagram, pero como ya sabemos, en el mercado, tener el segundo puesto, o el del medio, es siempre un trámite complicado. Más específicamente, Compass viene a llenar el espacio entre un Taos Highline o un Corolla Cross Hybrid SE-G, y el Hyundai Tucson. Arrolla en cuanto a sofisticación a los dos primeros (sobretodo a Taos), mientras que todavía no se acerca tanto a Tucson (ni en precio, ni en producto). El problema tiene dos partes: La primera es Taos y Corolla Cross, que no ofrecen tanto menos que Compass y salen menos, y Tucson que lo supera, tanto en producto y en precio. 

Entonces, ¿qué tiene para ofrecer esta Compass? Un equipamiento formidable, tanto en comfort como en seguridad, con todas las ADAS disponibles (aunque podrían funcionar mejor, debo admitir, sobretodo el ACC), una personalidad particular, y la posibilidad de ser un “algo más” para quien no se conforme con Taos o Corolla Cross, que son productos, en ciertos aspectos, inferiores. 

Viene a llenar un hueco necesario, aportando un cambio de motorización que debía hace tiempo. Esas son sus mayores razones, quizá sea poco, quizá no, pero por el precio, es una gran opción y sin dudas sirve como nexo entre la parte media y alta del segmento C de los SUV. Es el mejor SUV medio-alto que podes comprar.


Emiliano C.

Escritor y Director Principal de A Todo Torque Uruguay.

Ver todas las entradas de Emiliano C. →