ATT Prueba | Chery Tiggo 7 Pro Luxury

Hace ya tres meses que la marca oriental Chery puso a la venta a su nueva generación de SUV’s de cinco y siete plazas en nuestro país, la Tiggo 7 Pro y la 8 Pro. En esta ocasión, evaluamos a la más pequeña de estas dos, la nueva Chery Tiggo 7 Pro. A diferencia del caso de la 2 y 2 Pro, esta viene a reemplazar a la anterior Tiggo 7. Probamos a la nueva generación en su único nivel de equipamiento Luxury. Vamos con la prueba.

El fin de semana pasado nos tocó evaluar a la nueva Chery Tiggo 7 Pro, un sinónimo de una gran evolución que me sorprendió gratamente.

Diseño exterior

Comenzar por el exterior no es un error, ya que con la introducción de sus dos nuevos SUV’s, Chery instauró un nuevo lenguaje de diseño muy llamativo, y muy agradable a mi gusto. Llama la atención cuando circula, y mucha gente se da vuelta a mirar. Creo el plotteo tiene algo que ver, pero no creo que tenga tanto. De todas formas, destaca la parrilla enorme con un entramado con un estilo de diamantes que encaja muy bien, además de acompañarse de ópticas bien rasgadas, con excelente poder además.

En el lateral se ve como un SUV bien clásico pero con una línea bastante estilizada, me parece muy agradable. El rodado en esta unidad es de medida 225/60 R18, lo cual le brinda un talón de neumático razonable para que no sea muy áspera.

Además, el color de esta unidad es simplemente genial, divide aguas, pero yo lo encuentro muy simpático. Por detrás, encontramos una guía LED que recorre el baúl, lo que siempre aporta a un toque bien moderno. Además está muy de moda este recurso.

Honestamente me encanta el diseño exterior de esta Tiggo 7 Pro. Muy elegante.
Perfil clásico de SUV, muy bien resuelto.
Un color peculiar, pero para mi muy agradable.
Faros full LED con un poder excelente.

Diseño interior y comfort

Si bien el exterior me pareció una renovación que es una ganancia en todo aspecto, lo que más me gustó y me impactó en los detalles es el interior. Para empezar, hablemos de la calidad de materiales y de armado. Ambas son sorprendentemente buenas, incluso por encima de competidores de segmento SUV-C de mayor precio. Son bastantes las superficies con acabados blandos, y en nuestra unidad, nada hacía ruído, todo estaba bien armado.

En términos de diseño, es un interior bastante convencional pero bien finalizado. La situación del conductor frente al volante es agradable, elevada como todo SUV, pero con buenas regulaciones de volante y butaca, las últimas, todas eléctricas. Frente a esto, un tablero digital que muestra una cantidad correcta de información, no es estéticamente el mejor, pero cumple.

En el centro del habitáculo, encontramos una consola central que es de los mejores ítems que tiene este interior. La misma es de dos pisos, pudiendo alojar muchos más objetos incluso sin que se vean, y en la zona del reposabrazos (que se ajusta longitudinalmente) hay un gran espacio de almacenamiento que tiene reposavasos (refrigerado), que se puede mover para adelante y para atrás, o incluso removerse si se desea llevar algo muy grande. Muy buena solución. En el piso de arriba digamos, está el selector, además de un espacio del tamaño perfecto para dejar el celular.

Encima de todo esto, se encuentra la pantalla multimedia, que en esta Tiggo 7 Pro tiene 10″, una resolución muy buena y un funcionamiento también muy agradable. En general la UI es muy fácil de entender, y por ejemplo, el Apple CarPlay se ve en formato wide, lo cual ya saben que a mí me agrada mucho.

Pasando a las plazas traseras, el espacio es realmente muy bueno para todas las cotas, incluso pudiendo llevar a tres adultos con suficiente comodidad, ya que si bien el asiento del medio se eleva un poco, y tiene un respaldo un poco duro por el reposabrazos, no tiene falso túnel de transmisión, lo cual da mucha comodidad. Además, disfrutarán de un espacio de almacenamiento y salidas de aire, pero más que nada de un techo panorámico gigante.

Incluso se pone mejor detrás, ya que el baúl, cuyo portón se abre de forma eléctrica tiene una capacidad total de 475 litros, lo cual es una capacidad muy buena. La pena es que debajo hay un auxilio temporal.

Interior con distintos recubrimientos, superficies blandas y muy buena calidad de armado.
Tapizados de cuero a lo largo del habitáculo, con detalles rojos que para mi no van, pero ahí están y quedan bien.
Tablero digital con una cantidad de información correcta. Cambia de color si usamos modo ECO o modo SPORT, poca diferencia mecánica generan. Me gustaría que esté más cuidado estéticamente
La mejor solución que tiene el interior, una consola central de doble altura, ultra práctico.
La climatización puede ajustarse en la pantalla, o sino en estos botones táctiles. Funcionan bien y no son molestos, pero la superficie en piano black se raya mucho.
La consola central sigue siendo muy, muy…
…muy modular, incluso se puede sacar el dispositivo deslizante para aprovechar más el espacio.
La User Interface del sistema multimedia es agradable y funciona muy bien.
Estos botones son de estilo tecla de piano, y son muy prácticos además de tener una buena sensación de calidad. El botón con una nube te lleva directamente a Apple CarPlay y Android Auto en caso de estar usándolo, muy útil.
El espacio realmente sobra en todas las cotas.
Incluso en el baúl. Muy útil el cubrebaúl retráctil.

Mecánica y dinámica

La mecánica adoptada es un cuatro cilindros en línea y 16 válvulas, de 1.497 cc de desplazamiento total con sobrealimentación mediante turbocompresor, que eroga 147 cv de potencia máxima y 240 Nm de par. El tanque de combustible aloja 50 litros. Se relaciona a una caja automática del tipo continuamente variable (CVT) con nueve pseudo-marchas prefijadas; Chery declara que el combo mecánico logra un consumo mixto de 6.8 l/100km.

En cuanto al chasis, la suspensión delantera equipa un sistema de tipo Independiente McPherson, mientras que el trasero independiente multi-link. Los frenos se sirven de discos ventilados en el eje delantero, siendo discos sólidos en el eje posterior. La dirección es de asistencia eléctrica. Los neumáticos son de medida 225/60 R18.

En combinación, la mecánica y la dinámica se traducen en un desempeño que pareciera sacado de un libreto de SUV’s, y esto no es algo malo. La mecánica es bastante silenciosa en un uso doméstico y regular, careciendo de vibraciones y ruidos molestos, ni se siente. La caja CVT por su lado funciona como una CVT clásica, manteniendo una marcha líneal y muy agradable en el transito urbano, además de tener una muy buena respuesta en baja. Claramente, cuando exigimos la mecánica, tenderá a clavarse en la parte alta del cuentavueltas, aunque manteniendo un nivel de empuje muy bueno. Lo que hubiese mejorado fueron los consumos y las respuestas en general de la caja ante exigencias. Para mi nivel de exigencias para un producto de este estilo, cumple bien y no va a generar inconvenientes, prefiero una CVT o una automática convencional antes que una caja manual. Esas cajas son para otros productos.

Por el lado del Comfort, sobra ya que las suspensiones tienen una puesta a punto que solo tienen esa palabra en mente, por ende el andar es más blando que firme, pero no por esto se generan inestabilidades en un ambiente rutero, donde se encuentra cómoda.

En nuestros registros, hablando sobre los consumos, las cifras estuvieron bien, aunque no estuvieron a la altura de los números que vienen ofreciendo ciertos competidores: En circuito urbano, obtuvimos 9,5 l/100km, en ruta 7,8 l/100km, y en combinado, 8,7 l/100km. Lleva 50 litros en el tanque, que pueden irse un poco rápido. Por el lado de la entrega de potencia, de 80 a 110 km/h tarde 6.3 segundos, lo cual es un tiempo más que aceptable para un producto de esta índole.

Selector auto-centrante de fácil uso, tiene un modo secuencial, que honestamente use solo para probar su funcionamiento, no hace casi diferencia.

Conclusión

Para finalizar con esta nota, honestamente me gustaría recalcar que incluso con algunos faltantes y detalles que pude reclarmarle en la nota a este Tiggo 7 Pro, debo admitir que ha de ser uno de los SUV-C con la mejor relación precio-producto, y esto no es poca cosa.

La calidad del interior es muy buena, la cantidad de gadgets tecnológicos que el cliente promedio adora hoy día están presentes, el espacio es más que suficiente para cinco personas y el espacio en el baúl no se queda atrás. Además, la evolución de diseño para mi es destacable, y vuelvo a elogiar la ergonomía que ofrece el interior.

Es verdad, hay productos de este segmento que ofrecen una cantidad de asistencias a la conducción, pero esto es arriba de los U$S 40.000, no por los U$S 32.990 que pide Chery por este Tiggo 7 Pro. Por ese dinero se consiguen SUV-B con ADAS, eso si.

Esto habla de que criticar a un producto únicamente por su origen es una práctica oxidada, fuera de lugar e incluso un poco tonta, ya que el país de donde proviene este SUV, resulta ser una de las potencias que más empuje económico tiene. No hay lugar para dudar de que productos como este Tiggo 7 Pro van a seguir llegando y creciendo a pasos agigantados.

Sistema de visión periférica 360º.

LO BUENOLO MALO
-Diseño exterior.
-Diseño interior.
-Paleta de colores.
-Equipamiento de confort
-Calidad de armado interior.
-Calidad de materiales.
-Comfort de marcha.
-Habitabilidad para cinco adultos.
-Espacio en el baúl.
-Precio y garantía
-Falta de ADAS.
-Caja de reacciones lentas.

Emiliano C.

Escritor y Director Principal de A Todo Torque Uruguay.

Ver todas las entradas de Emiliano C. →
A %d blogueros les gusta esto: