ATT Contacto | Peugeot 208 Active 1.2 82 5 MT

El 1ero de marzo del año que corre, Peugeot Uruguay aumentó la gama de uno de los productos más conocidos en la región, el 208. Producto que se renovó hace relativamente poco en su nueva generación, pero que a nuestro país llega desde Argentina, con ciertas adaptaciones a nuestra región. Las variantes más accesibles, equipan un impulsor 1.2 de 82cv, con caja manual de cinco relaciones. Hoy, probamos a la variante más equipada del 208 con este motor, el Peugeot 208 Active 1.2 82, tiene un precio de U$S 22.490 y una garantía de 3 años y 100.000km.

Probamos a la variante más equipada del 208 con el motor de tres cilindros, el Peugeot 208 Active 1.2 82. Un urbanita con ruedas.

Exterior

No tenemos ya tanto que decir sobre este sub-compacto, porque ya desarrollamos un apartado extenso sobre el diseño exterior cuando probamos aquel 208 1.6 en su variante más cara, Feline (Leer nota aquí)

Coqueterías aparte, este 208 sigue manteniendo la base clara del nuevo lenguaje de diseño de la marca, con líneas bastante firmes y tirando hacia lo dinámico. La variante Active si equipa las luces diurnas que se sitúan como colmillos en el paragolpes frontal, el Like Pack no.

Destaca siempre de 208 que es un producto bastante compacto, mide 4.055 mm de largo, 1.738 mm de ancho, 1.960 mm incluyendo espejos, 2.538 mm de distancia entre ejes y 1.453 mm de altura.

Frente a sus variantes más equipadas, pierdes las llantas de aleación «Kenobi», para pasar a equipar unas idénticas, pero de tono único y también de 16″. También se va el spoiler negro que se situaba por encima del portón trasero, exclusivo del Feline. Ahí detrás se lo ve limpio de más, porque ni sensores de estacionamiento equipa. Ameritaba por el precio. Más allá de esto, el Peugeot 208 de segunda generación, sigue siendo a mi gusto el segmento B más lindo que hay hoy en el mercado, seguido por el Clío (que está retirándose) y el Opel Corsa.

El diseño sigue siendo el más atractivo por lejos del segmento B.
Aunque detrás está quizá un poquito vacío. Limpio de más porque no hay sensores de estacionamiento…
Faros convencionales, pero con su firma lumínica LED. Que bien que le queda este detalle.

Interior

Quizá de las zonas más lindas para hablar del 208 Active. Es inconfundiblemente Peugeot, con todo el nuevo planteo de la marca y la última generación del I-Cockpit. No está completo de todas formas, porque falta el tablero digital, que esta variante accesible reemplaza con dos agujas simétricas (el tacómetro está «al revés» lo cual me agrada) y una pantalla monocromática, anticuada, pero que cumple y es fácil de usar.

La postura de manejo es igual al 1.6, siendo bastante baja y muy cómoda, con una butaca de buenas dimensiones, que permite realizar viajes largos sin tanto cansancio. Frente al conductor, un volante diminuto y achatado debajo, como ya estamos acostumbrados, por suerte, con doble regulación. El mismo se sitúa bajo, ya que por encima de este se observa el cuadro de instrumentos. A mi gusto, la mejor disposición siempre, me declaro fanático del i-Cockpit de Peugeot, nada me es más cómodo, y a la vez, stylish. Ya lo saben, para mí la vida es equilibrio entre estética y funcionalidad.

Pasando al centro, esta variante equipa una pantalla multimedia de 7″ con Android Auto y Apple CarPlay. Mismo sistema que su gemelo más equipado. Tiene buen rendimiento y buena definición, y es mediante ella que se gestionan los comandos de la ventilación, algo que no agrada mucho. Al menos, funciona muy bien, y los sistemas de espejamiento funcionan también excelentemente.

La calidad de armado está realmente muy bien, ya que nada hace ruido y se siente muy sólido. Los materiales en tanto, como podríamos esperar, son todos rígidos aunque de buena calidad. El interior además se ve más luminoso por el hermoso techo panorámico fijo que equipa esta variante.

Por detrás, sufre del mismo mal que su compañero de gama más equipado, y su otro compañero de chasis, el Opel Corsa que ya evaluamos. Son productos que por sus dimensiones exteriores no pueden permitirse tener una habitabilidad gigante. De todas formas, cuatro pueden viajar en un viaje medio suficientemente cómodos; ya cinco, no tanto.

Más atrás aún, el baúl tiene 311 litros, lo cual es una capacidad decente para el tamaño que maneja por fuera este 208. Debajo, una mala noticia usual, y es que hay un auxilio del tipo Galleta.

Como siempre, un planteo único de parte de Peugeot. Para mi, un acierto por donde se mire. El interior da la percepción de un auto mucho más caro.
Una postura de manejo curiosa, pero una vez que uno se adapta, para mi, es lo mejor, único y muy versátil para la ciudad.
Tablero físico en esta variante accesible, con un tacómetro invertido, por la simetría.
En un auto tan teenager, hay que escuchar música acorde. Gran álbum, por cierto.
La climatización se regula desde la pantalla, lo cual no es lo más práctico. Al menos es bastante intuitivo porque se hace aparecer la pantalla con los botones de debajo.
Recirculación de aire, gestión de climatización y demás en estos botones tipo piano, tan agradables y prácticos.
Plazas traseras pequeñas, como siempre en 208 o Corsa.
Baul de 311 litros, suficientemente grande.

Mecánica y dinámica

En materia de motorizaciones, estas variantes más accesibles incorporan un impulsor de tres cilindros denominado EB2. Tiene 4 válvulas por cilindro, inyección electrónica multipunto y 1.199 cc de cilindrada. La entrega de potencia se sitúa en 82 cv a 5.750 rpm, mientras que el par máximo asciende a 118 Nm a 2.750 rpm. La tracción es siempre delantera, mientras que la transmisión se da mediante una caja manual de cinco relaciones. Las prestaciones declaradas por la marca son 173 km/h de velocidad máxima, y una aceleración de 0 a 100 km/h en 13,9 segundos.

Claramente, por los papeles que nos presenta, es realmente ridículo pretender cualquier prestación deportiva o agil de más. Pero el 208 con este impulsor, se ofrece más que nada como un urbanita con ruedas, y así se siente. El impulsor 1.2 es realmente una planta muy eficiente, que puede mover en ciudad a este 208 con buena agilidad, ayudándose de una transmisión con relacionamientos lógicos y benignos -aunque con un tacto de selector y embrague realmente mejorable-. Ayuda también a su condición de urbanita, el i-Cockpit con un volante de dimensiones acotadas, y un radio de giro ridículamente pequeño. Adoré utilizar este 208 en ciudad durante la prueba.

Para dar testimonio de esta agilidad y eficiencia, en nuestras pruebas de consumos, obtuvimos las siguientes ciras: 7.1 l/100 km en ciudad, 5.1 en ruta, y 5.8 en mixto. Mientras tanto, las cifras de recuperación en ruta de 80 a 110 km/h fueron de 7 segundos en tercera marcha, y en cuarta subió a 10,5. En quinta son unos largos 14 segundos. A 110 km/h, el impulsor gira a 3.500 rpm, lo cual es simplemente correcto. Está bien insonorizado así que no se siente tanto. Las prestaciones son lógicas para la potencia del producto, correctísimo para las pretensiones que puede tener.

Sin embargo, para mi la gran estrella de este conjunto, es la comodidad que maneja este chasis y la solidez que manifiesta. El equilibrio dinámico de este 208 es bastante elogiable, siendo realmente una seda en la ciudad, a pesar de tener un esquema totalmente convencional. Cuando vamos a la ruta, tiene un aplomo suficiente que transmite toda la seguridad que neceistamos. Por el lado del tratamiento de las vibraciones y la insonorización, está muy bien. Destaco aparte también el trabajo de la dirección, que en ruta es rapidísima, y en ciudad es bien liviana y con poco trabajo de brazos, por lo pequeño del volante.

Impulsor tricilíndrico aspirado, bastante honesto. Declara cifras un poco humildes, y al exigirlo en ruta se comporta así. En ciudad, sin embargo, es bastante ágil, además de tratar excelentemente el asunto de las vibraciones y sonidos.
El selector es un gran punto a mejorar, uno se acostumbra, pero los recorridos de caja son largos e imprecisos. Si manejamos tranquilos tomándonos tiempo entre cambios, no va a haber problema. Si somos apurados y un poco brutos de más, hay que tener cuidado.

Conclusión

En su momento, cuando probamos al 1.6 de la nueva generación de este 208, fue un tema a resaltar el precio que manejaban, que se acercan peligrosamente a la barrera psicológica de los 30.000 dólares. Ahora, con estas variantes más accesibles del Peugeot 208 (Like Pack y la hoy probada Active), el compacto del León se vuelve un competidor más aguerrido.

«…los looks, el comfort de marcha, los consumos de la austera mecánica 1.2, el eficiente trabajo que realiza el conjunto en la ciudad y la solidez general que presenta…»

Aún así, este 208 Active que hoy evaluamos, tiene un precio de U$S 22.490, comparable por ejemplo, a lo que sale un Chevrolet Onix Premier con caja automática de seis relaciones, lo cual lo pone en un lugar complejo. Además, el pequeño tricilíndrico de la marca francesa equipa solo cuatro airbags, cuando ya un Onix LS equipa seis desde U$S 16.490. Y recién añadido, el Toyota Yaris que desde U$S 21.990 equipa siete.

«…El 208 Active es una gran opción, pero es de esos productos que requieren un interés, quizá «extra y pasional», porque no es la compra más racional, aunque...»

Sus puntos fuertes son sin duda, los looks, el comfort de marcha, los consumos de la austera mecánica 1.2, el eficiente trabajo que realiza el conjunto en la ciudad y la solidez general que presenta (podríamos contar el techo panorámico, pero es más un capricho que otra cosa). El 208 Active es una gran opción, pero es de esos productos que requieren un interés, quizá «extra y pasional», porque no es la compra más racional, aunque es a mi gusto una gran compra. El 208 1.2 en comparación al 1.6, perderá en «rapidez» (porque en agilidad andan no tan lejos) pero el tricilíndrico es mucho más honesto que aquel. Además el chasis que equipan estos 208 es de lo mejor del segmento, con un equilibrio dinámico que debería ser replicado por todos los productos.

«…este 208 tiene todo para venderse fuertemente.«

Ya sabemos además, que las compras pocas veces son puramente racionales –por el mero hecho de que nosotros no somos solo gente racional-, y los clientes de Peugeot saben de esto, la marca entiende a sus clientes, y por esto este 208 tiene todo para venderse fuertemente.


LO BUENOLO MALO
-Diseño exterior.
-Desempeño del impulsor en ciudad.
-Consumos contenidos.
-Solidez general.
-Diseño y comfort interior.
-Postura de manejo.
-Comfort de marcha.
-Puesta a punto dinámica.
-Mal tacto del selector.
-Auxilio temporal.
-No equipa airbags de cortina.

Emiliano C.

Escritor y Director Principal de A Todo Torque Uruguay.

Ver todas las entradas de Emiliano C. →