Icono del sitio A Todo Torque | ATT

ATT Prueba | BYD Song GL 1.5T 6 AT

Luego de ya haber probado gran parte de la línea de SUV’s de la marca china BYD, nos toca avanzar con lo que es la hermana menor de la BYD Song Pro EV (ver evaluación), la BYD Song, o anteriormente conocida como BYD S5. Se presenta como un SUV compacto (de segmento C), que viene a competir, justamente, en un segmento que está creciendo en volumen y competencia a pasos agigantados. Veamos.

«… por esta cuestión de su precio y donde se ubica, es un producto que sin dudar, merece la seria consideración del cliente que va a buscar un SUV-B con gran espacio

Exterior

El diseño exterior de este BYD Song es quizá de sus apartados más favorables, ya que incorpora una filosofía de diseño que se viene mostrando muy agradable en muchos productos de la marca china, se llama Dragon Face, y un poco se ve como tal. De forma más acotada, parece más una cría de BYD Tang.

El diseño es muy agradable, sobre todo el frontal que equipa rasgos bien definidos y bastante anchos. Las ópticas son Full LED de un poder realmente excelente, incluso con luces diurnas. En el lateral, se lo ve bastante extensa, con 4.6 metros. La distancia entre ejes es de 2.66 metros, lo que garantiza gran habitabilidad interior. Los neumáticos son LINGLONG de medidas 225/65 R17, con un talón bien razonable. Me hubiese gustado que las llantas no estuviesen pintadas de negro. Unnecesary, diría la madre de James May. Ah, aparte, los espejos son gigantes, más aún para la gran visibilidad que tiene el Song.

Detrás, un buen remate con una guía lumínica que cruza el portón trasero, además de un posterior bastante convencional, con un corte trunco. Los indicadores de giro son secuenciales, un buen detalle.

Diseño frontal del tipo «Dragon Face». Les sorprendería la cantidad de gente que se gira a ver el nuevo Song.
En el lateral quizá es donde se ven más reminiscencias del anterior S5, en cuanto a proporciones.
Un remate trasero muy agradable con una guía lumínica que recorre todo el ancho.
Faros Full LED de excelente poder, aunque debemos regularlos un poco bajo porque son un poco altos.
Detrás, todo también full LED.

Interior

Pasando al interior, el diseño y el planteo van muy de la mano con lo que hemos visto en todos los BYD que evaluamos, desde e2, Song Pro a Tang. Un planteo muy horizontal y convencional, con más protagonismo en la pantalla central que otra cosa. Sorprendente es la calidad de los materiales, porque todo el frontal es de tacto blando, al igual que en las puertas delanteras y traseras. Además, no se sienten tantos grillos, solo sentimos unos muy pequeños en la puerta del conductor y la trasera derecha.

Frente al conductor -en una postura de manejo muy versátil y agradable, con regulación doble de volante y una butaca bastante cómoda- encontramos un tablero convencional de dos agujas y una pantalla central vertical, donde se muestran los datos de viaje, hasta se pueden regular los ajustes de la ventilación. El tablero es de buena lectura, aunque poco cuidado de estética. Además, las agujas son bastante imprecisas, como si siempre estuviesen calculando a qué velocidad o a cuántas vueltas va el motor, no se siente bien.

En el centro, como estamos acostumbrados en BYD, una pantalla desmarcada del conjunto en formato horizontal, con 10.1 pulgadas, en este caso, no giratoria. No vas a divertir a tus amigos, no lo intentes, si se subieron a tu Song para que le hagas «el truquito de la pantallita», no va a suceder. De todas formas y tonterías aparte, el funcionamiento es correcto (siendo inferior al funcionamiento de la del e2 o Tang), se siente como una versión más vieja del sistema multimedia de BYD. El mal lado de estas pantallas, es que no tienen ni Apple CarPlay ni Android Auto, lo cual a mí me resulta muy poco práctico porque basicamente, es todo lo que uso (Soy centennial, disculpas, no sé lo que es la radio). Uno tiene que compartirle internet con un celular, y utilizar las aplicaciones nativas de Spotify, o Waze (que no pudimos hacerla andar, se cerraba a los 6 segundos). En la pantalla también se aglomeran los ajustes de la climatización, es bastante intuitivo y funciona bien, pero nada supera al funcionamiento de las perillas físicas. Por otra parte, las plazas delanteras disfrutarán de un techo solar corredizo, no de tamaño completo, pero muy bueno de todas formas.

Algo que para mi merece un párrafo aparte (porque le doy una importancia particular), la BYD Song tiene dos parlantes, y aunque tiene los lugares y los «signos físicos» de tener hasta 8 parlantes, solamente son reales los dos delanteros, y además, tienen una calidad de sonido muy mejorable.

Más allá de esto, el equipamiento de comfort ahí adentro está bastante bien, y de la zona que vamos a hablar ahora es donde quizá, radica el gran punto de compra de este BYD Song. Las plazas traseras son excelentes, tanto en comodidad como en espacio, 5 personas pueden ir bien a lo largo y a lo ancho, con salidas de aire y una toma de USB. Acá es donde tiene sentido comprar un SUV-C a precio de SUV-B. Y lo que se viene también está bien.

Detrás de las plazas traseras hay un baúl de dimensiones muy generosas, aunque BYD no declara cifras así que no podemos afirmarlo, se ve bastante grande. Una buena, al rebatir los asientos queda el piso completamente plano, una mala, no tiene cubrebaúl. Otra mala, hay un auxilio temporal abajo.

Interior de buenas terminaciones, con inyectados más blandos en el frontal y en todas las puertas. Sorprendió.
Tablero de instrumentos convencional, y hasta un poquito aburrido. Es impreciso, tanto el tacómetro como el velocímetro.
La postura de manejo es elevada, pero agradable.
Sistema ya clásico de BYD con pantalla de 10.1″ y aplicaciones nativas. No tiene Apple CarPlay ni Android Auto. (Si, tenía frío).
El espacio detrás realmente sobra, aun para 5. Aunque el quinto va a ir con un respaldo más duro, porque tiene reposabrazos. Tienen también salidas de aire y tomas USB. Dato curioso, los asientos son huecos por debajo, y sirve para guardar cosas.
El baúl es muy grande, pero BYD no declara cifras de espacio. Además, no tiene cubrebaúl. Al menos, al rebatir los asientos traseros queda en formato 60:40.

Mecánica y dinámica

En términos de mecánica, esta BYD Song mantiene el mismo impulsor de 1.5 litros de cilindrada turboalimentado, que entrega 152cv de potencia a 5.200 rpm y 245 Nm de par de 1.600 a 4.000 rpm. La transmisión es automática de seis relaciones a tracción delantera. No está nada mal en papeles.

En la práctica, se comporta como un impulsor correcto, que tiene una elasticidad bastante agradable y que está a la altura de las cifras que muestra. De todas formas, el desempeño podría ser mejor en algunos términos, como en que podría ser más silencioso, pero sobretodo, se ve afectado por la relación con la caja automática de doble embrague que equipa.

La caja automática tiene un comportamiento correcto, pero la palabra doble embrague es un poco grande para ella, ya que tiene un comportamiento más digno de una de convertidor de par. La transmisión suele tomarse bastante tiempo para tomar la decisiones, mostrando imperfecciones a la hora de que pisemos a fondo, realizando a veces los rebajes necesarios, y a veces no, lo cual es extraño.

De todas formas, en el manejo cotidiano, citadino y rutero tranquilo, se muestra como un impulsor bastante dócil y tiene una relación con la caja que no perjudica mientras que seamos gentiles. Uno también tiene que amoldarse a como funcionan los productos, porque son máquinas, y ellas no se adaptan a uno. Las cifras de potencia y torque no mienten tampoco, entonces permite moverse con buena agilidad, y luego de que se comprenden las demoras de la caja, se hace más fácil. Con este fin, le vendría bien tener un modo secuencial, ya sea con levas, o desde el selector mismo.

En cuanto a las cifras, la recuperación en ruta (80 a 110 km/h) se vio un poco perjudicada por los malentendidos con la caja, resultando en un sprint de 8.2 segundos, con rebaje a 4ta, no a 3ra. A veces tiende a hacerlo en quinta, lo cual no es productivo; hay que repetir la acción de apretar el acelerador de nuevo. Los consumos, en tanto, se mostraron promedio y un poquito gastador, con 7.2 l/100km en ruta, y 8.3 l/100km en ciudad. Podría ser mejor, y podría ser peor.

La dinámica en tanto, es de los puntos más destacables del Song, equipando suspensión independiente tanto adelante como atrás, lo cual sumado a un talón de neumático muy adecuado, lo hacen muy cómodo. Filtra muy bien las imperfecciones del camino, en los empedrados se siente muy sólida (más de lo que esperaba) y nada hace ruido. La insonorización en tanto está muy bien, aunque podría estar solo un poquito mejor. En ciudad quizá se torna un poquito molesto que la dirección no tenga asistencia eléctrica, sino que tiene asistencia hidráulica. Los neumáticos LINGLONG, que me dieron una experiencia no tan placentera en el e2, no se comportaron de tal manera en el Song, no transmiten mucho murmullo al habitáculo.


Conclusión

Para concluír, recordarles que si bien la mencionamos al inicio de la nota, por más que el nombre difiera solo en tres letras, no es un SUV muy comparable con su hermano «Pro». Más allá de la que evaluamos nosotros es eléctrica, aquella está más elevada en términos de comfort, equipamiento, terminaciones y refinamiento.

El BYD Song tiene tres grandes argumentos para salir a pelear al mercado: Su habitabilidad interior, su comfort de marcha (garantizado por la suspensión independiente trasera) y el mero hecho de que es un SUV-C a precio de SUV-B. (más accesible que la mayoría de ellos, además) Lo último tiene su lado bueno, y es que tiene una ventaja competitiva frente a los SUV-B en cuanto a precio, y lo malo es que no es un competidor fuerte frente a un segmento C que viene creciendo muy bien y rápido, por ejemplo, con Corolla Cross (que ya lo probamos), el futuro Taos, o el Jeep Compass. Peeeero, -de nuevo-, tiene una ventaja competitiva en espacio y comfort frente a rivales de segmento B, como un T-Cross, Kicks o Crossland, a menor precio.

De todas formas, quitando del camino las imperfecciones que mostró a lo largo de la nota, por esta cuestión de su precio y donde se ubica, es un producto que sin dudar, merece la seria consideración del cliente que va a buscar un SUV-B con gran espacio.


LO BUENOLO MALO
-Comfort de marcha.
-Habitabilidad Interior para 5.
-Espacio del baúl.
-Equipamiento de seguridad activa.
-Precio adecuado.
-Diseño exterior.
-Consumos correctos.
-Desempeño dinámico equilibrado.
-Desempeño de la caja bajo exigencia.
-Falta de ADAS.
-No tiene Apple CarPlay ni Android Auto, y el sistema multimedia tiene solo dos mejorables parlantes.
-Dirección sin asistencia eléctrica.

Precio y garantía


Salir de la versión móvil