ATT Contacto | Seat León 1.2 TSI Style Plus

No es una historia enterrada en la arena que los SUV están revolucionando el mercado de los 0km en todo el mundo, en cambio, es una historia tan grande y visible como las Piramedes de Giza. Esto afecta a todos los productos, pero en particular, uno de los grandes perjudicados por este fenómeno, son los hatchbacks del segmento C. Hoy día en Uruguay se ofrecen muy pocos, el Peugeot 308, el BYD e2 (aunque 100% eléctrico, y que ya evaluamos en ATT), el Chevrolet Cruze, y entre otros, el recientemente finalizado de producir en México, el Volkswagen Golf. Además de ser un segmento C paradigmático, también es el producto con el que este Seat León comparte la plataforma MQB global. Hoy nos subimos al primo español del Golf, que proviene desde Cataluña. Prueba del Seat León 1.2 TSI Style Plus, a continuación.


Diseño exterior

Ah, si, no voy a mentir que es un poco reconfortante cuando nos toca evaluar un producto y hablar de un diseño que no se componga de frontales elevados y pasarruedas de plástico, además de altura respecto al suelo. Esto es una especie de antídoto contra la sobredosis de SUV’s.

En el frontal encontramos una trompa más bastante baja, con ópticas de gran diseño, y contrario a lo que estamos acostumbrados a ver, una parrilla de dimensiones reducidas.

Pero quizá lo que más me gusta es el lateral del León, se lo ve muy bajo, y así es, ya que mide 4.236 mm de largo, 1.816 mm de ancho, y 1.459 mm de alto, con una distancia entre ejes de 2.636 mm. Que repercute en un gran espacio interior. Las llantas son de 16″, con neumáticos de 205/55 R16, razonable. Aunque quizá me habrían gustado unas llantas más expresivas. Dicha sobriedad, continúa también en el remate trasero, con ópticas de buen diseño y poder, al igual que en el frontal.

Un diseño muy sobrio, pero elegante y sporty en partes iguales. Larga vida al segmento C hatch.
Un lateral bien estilizado con dos líneas de estilo notorias superiores, llantas de 16″ un poco aburridas, pero un lateral de buen diseño.
La línea de diseño trasera lateral desemboca en las ópticas Full LED traseras, de muy lindo diseño. Baúl limpio, que se abre desde el logo de Seat.
Opticas «Seat Lighting» nivelantes con excelente poder tanto en alta como en baja. Aunque el León no ofrece luces automáticas en ninguna de sus versiones. Las luces de posición LED también ofician como indicadores de giro.
Full LED todo también detrás, con muy lindo diseño y faro antiniebla trasero.

Diseño interior y Comfort

En el interior es algo donde este León aumenta el atributo de «a contracorriente» que destacamos. Producto clásico de plataforma MQB, ¿y esto que nos trae? Una postura de manejo que realmente sale directamente de los sueños más lindos que uno puede tener. El volante y butaca ambos tienen regulación en altura y longitudinal, amplísimos ambos recorridos. El asiento llega a una posición muy muy baja, y además, el reposabrazos se regula en distancia y altura. ¿Cómo puede ser mejor? Ah si, en la mano derecho tenés una caja manual de cinco (ouch) relaciones con un tacto casi celestial, pero eso en su apartado. Volviendo a la butaca, ambas delanteras con regulación en altura, y la del conductor tiene regulación lumbar manual. Todo es en tela, lo que para mi es un gran acierto, pero entiendo que puede ser un faltante.

Frente al conductor, un tablero clasiquísimo de aguja también, que tiene un diseño a mi gusto espectacular, y de muy fácil lectura. En el medio, una pantalla de 3.5″ monocromática, quizá medio de antaño, pero al menos cumple con su función, e incluso puede mostrar (haciendo fuerza) la multimedia.

El diseño general del interior es muy sobrio, pero de muy buen gusto. Lo que es destacable es la calidad de armado, ya que todos los recubrimiento superiores son blandos, y tienen una calidad de armado de primer nivel.

En el centro, encontramos una pantalla táctil multimedia de 8″, que tiene entradas de USB (2 delanteras), además de tarjeta SD y AUX. El funcionamiento de la pantalla es promedio, no está mal, pero si tiene una que otra cosa para mejorar. De todas formas, tiene Apple CarPlay y Android Auto, por lo cual, todos los problemas del nativo quedan como una anécdota. La pantalla también muestra información del ParkPilot, sistema que predice los movimientos del auto al estacionar, ayudada por los sensores delanteros y traseros.

Pasando a las plazas traseras, las buenas noticias siguen, un poco. El espacio para cuatro personas en el interior es realmente generoso, con respaldos cómodos, gran lugar para la cabeza y para los pies. Pero el pasajero de la quinta plaza, no debería existir porque el tunel de transmisión es gigante (Cupra, je, je). En compensación, los dos traseros disfrutan del aire del techo corredizo, además de salidas de aire traseras y dos tomas USB.

Y para finalizar, detrás de las filas traseras, un baúl de 390 litros, de dimensiones más que generosas para las intenciones razonables de una familia. Pero lloremos, debajo hay un auxilio termporal.

Interior de excelentes calidades, ergonomía y comfort.
No tiene sistema de acceso manos libres, ni tampoco encendido por botón. Lo segundo no me molesta.
Tablero convencional de fácil lectura y muy estéticamente lindo.
Radio con tan sólo tres comandos fisicos. El primero re envía al menú, el segundo, al sistema operativo espejado. El tercero, una perilla de hermoso tacto para el volumen. Si, si, si y si.
Plazas traseras de gran espacio y comodidad para dos. El del medio va a sufrir un falso túnel de transmisión enorme. Salidas de aire y 2 USB.
El techo solar es exclusivo de la variante más cara Style Plus, se disfruta mucho y puede abrirse y cerrarse a distancia.
Baúl de gran capacidad, 390 litros en total.

Mecánica y dinámica

Si dije que lo más lindo del Seat León era su interior, quizá me equivoqué, ya que sin dudas la estrella de este hatch-C, es el matrimonio entre mecánica y dinámica, y la experiencia de manejo que ello suscita.

La mecánica del león es el impulsor EA111. Un 1.2 -cuatro-cilindros-entre-tanto-tricilindrico- turboalimentado que entrega 110cv de potencia a 4.600-5.600 rpm y 175 nm de torque a 1.400 y 4.000 rpm. La transmisión es manual de cinco relaciones. Según la marca, hace un 0 a 100 km/h en 9.9 segundos y 194 km/h de velocidad final.

El comportamiento del corazón del León es simplemente aplaudible, garantizando el equilibrio dinámico de un cuatro cilindros, un sonido muy agradable, pero sobre todo, una contundencia de entregas constante. El torque está presente desde las 1.400 vueltas, y esto sumado a la caja manual, nos garantiza una elasticidad espectacular. Si 110cv te da «chucho» porque no te parece mucho, andá a Seat y probalo, sorprende.

Todo es aún mejor, cuando hacemos los cambios con un selector bastante corto, de recorridos más alemanes que Angela Merkel, precisos, con unos clack-clack que hacen cosquillas en el cuerpo. Además, el tacto de los pedales, lo calibrado del acelerador y la respuesta que tiene al «zapatazo» ; que combo mecánico, por Dios, refresca manejar autos así. Ahora, me parece que habría venido impecable una sexta marcha, o sino, una variante automática, parte de clientela se pierde ahí.

Antes de la dinámica, cifras que obtuvimos: Hablabamos de la gran elasticidad, y es así, porque en ruta para hacer sobrepasos (80 a 110 km/h) se tarda 5.7 segundos en 3ra, 7 en 4ta, y 11 en 5ta. Todos buenísimos números. Los consumos en ciudad fueron de 14 km/l, mientras que en ruta, unos economiquísimos 19.5 km/l. El ciclo combinado: 16 km/l. Una maravilla que un auto combine tanto prestaciones y consumos.

La dinámica, muy corta, placer de manejo. El nivel de insonorización es simplemente excelente. El León es bajo y ancho, por ende, va siempre muy plantado en ruta, con una dirección bastante directa, y es constantemente divertido de manejar. No es un «riot» (como me gusta llamar a un auto que en español decimos que es un «despelote») pero tiene un sentido del humor muy alemán, es divertidísimo, pero siempre serio y controlable. En ciudad, gran insonorización también, los neumáticos a veces pueden ser un poquito duros de más, pero casi nunca se siente así, comodísimo.

Motor 1.2 TSI de gran rendimiento, con entregas de torque de 175Nm a tan solo 1.400 rpm. Gran elasticidad.
Selectora de cortísimos recorridos, con una precisión y tacto de cambios realmente excelente. Un factor clave en la gran experiencia de manejo que ofrece este León. De todas formas, me hubiese encantado una sexta.

Conclusión

Como todo en la vida, concluir algo siempre es algo dificil. Eso me sucedió cuando tuve que devolver el León a su casa. La rareza y lo extraño de encontrar autos de este tipo (C-Hatch) hacen que siempre sea una experiencia grata subirse a un auto como el León. Y este, lo remata siendo manual (con una caja realmente hermosa) y un auto realmente divertido de manejar, tanto por elasticidad mecánica como setteo dinámico.

El Seat León es uno de los pocos de su clase que sigue vivo, y se mantiene junto a su hermana SUV, Ateca.

Toda la diversión también está acompañada de una practicidad excelente, con espacio generoso para cuatro personas y todo su equipaje. Además, viajarán en silencio, con agilidad, cómodos y con bastantes amenities.

Ahora, digamos las cosas como son, el Seat León (sin importar su versión) adolece en cuanto a algunos faltantes de equipamiento que tiene. Por citar algunos, asistencias a la conducción (Frenado autónomo, alerta de punto ciego, detector de carril y corrector, entre otros) espejo interior electrocrómico, acceso manos libres y encendido por botón. A mi juicio, esto no lo hace una mal compra, ya que por el dinero que uno pague, se llevará un producto que además de ser excelente en casi todos sus apartados, Si es verdad que va a tener que hacer una fuerza extra para saciar las ganas de comprar específicamente un León, un hatch-C, especie en extinción. Yo, quizá, sería uno de ellos. Más considerando que ahora la gama comienza en U$S 30.950 en variante Style, que solo pierde la cámara de reversa y el techo panorámico.

«…el Seat León en el contexto actual, es una Pastilla para Soñar que hay todavía un lugar en el mercado para estos tan redondos y emocionantes productos.»

De todas formas, y contrario a lo que dice la canción del tamibén español Joaquin Sabina que sonaba en los ocho excelentes parlantes del León gran parte de la prueba, el Seat León en el contexto actual, es una Pastilla para Soñar que hay todavía un lugar en el mercado para estos tan redondos y emocionantes productos.


LO BUENOLO MALO
-Postura de manejo.
-Tacto del selector y pedales.
-Prestaciones.
-Agilidad de la mecánica.
-Diseño exterior.
-Diseño y ergonomía interior.
-Calidad de materiales y armado.
-Espacio para cuatro personas.
-Tamaño del baúl.
-Consumos contenidos.
-Freno electromecánico con Auto-Hold
-No tiene asistencias a la conducción.
-Algunos faltantes de equipamiento de confort.
-Caja de cinco relaciones.
-Auxilio temporal.

Precio y garantía

  • Seat León Style 1.2 TSI 5 M/T – U$S 30.950
  • Seat León Style Plus 1.2 TSI 5 M/T – U$S 33.950 (Unidad evaluada)
  • Garantía de 5 años o 100.000km

Emiliano C.

Escritor y Director Principal de A Todo Torque Uruguay.

Ver todas las entradas de Emiliano C. →
A %d blogueros les gusta esto: