Aprendiz de sedán | Probamos al Toyota Corolla Cross Hybrid SE-G

Creo que sin importar que tan grande sea tu gusto por los autos y el mercado automotriz, aunque sea nulo, si alguien te dice «Corolla» (e incluso Toyota) ya sabés de lo que se está hablando. Todos sabemos por esas cosas de la vida que refiere a un modelo de auto que es simplemente, el auto más vendido de la historia de la humanidad, y eso no es poca cosa.

El nuevo SUV-C de Toyota utiliza un nombre bastante conocido y que lo pone en un compromiso. ¿Estará a la altura?

El Corolla es una receta imbatible para el consumidor promedio, que tanto suelo agasajar, porque en el fondo (y por más que nos duela y, en mi caso, dediquémos horas a este tan lindo oficio), los autos son solo electrodomésticos móviles que tienen la función de llevarnos de punto A a punto B. El hecho de que algunos hagan de ese trayecto una experiencia distinta, es un milagro hermoso que disfrutamos de vez en cuando hoy día.

Más allá de gustos, el diseño de este Corolla Cross está muy trabajado

De todas formas, no está para nada mal que un automóvil se transforme únicamente en un medio de transporte, es lo que es, y está bien mirarlo así. Y eso fue lo que hizo Toyota con el Corolla, siempre. Más en las últimas generaciones, el Corolla es un auto segurísimo, confiable como casi-ninguno, suficientemente lindo, con espacio para acarrear la cantidad promedio de gente, y –de nuevo-, impresionantemente confiable. Pero hoy día, hay un pequeño spot en el que el clásico sedán adolece.

Los consumidores actuales del mercado mundial están bajo la influencia de una nueva tendencia, que a mí me gusta denominar en tono de broma como «La pandemia del SUVID-19». No me voy a meter en este baile de nuevo de si sirven o no, pero es un hecho que cada día más, las SUV son tendencia y todo el mundo quiere la suya, y acá está el mito (no mito) fundacional del Toyota Corolla Cross.

En unas semanas, se estará publicando la nota completa del análisis del Toyota Corolla Cross SE-G Hybrid

Volviendo al grano, este Toyota Corolla Cross tiene todo lo que tiene el clasiquísimo sedán, tiene una mecánica a la que la palabra probada le queda diminuta, puede acarrear hasta 5 pasajeros, tiene un baúl considerable, es totalmente cómoda, y segura no, segurísima. Pero ahora, el Corolla Cross, añade a la lista la silueta tan deseada por el mercado mundial. En algunos mercados este producto se vende como Toyota Cross, pero dotar a este SUV-C de un nombre tan histórico y particular como es el de Corolla, es un ejercicio de branding tan arriesgado como astuto, porque demuestra la fe que tiene la marca en este producto. Y debo reconocer, que por lo que pudimos probar, es una fe justificada, y este Corolla Cross lo tiene todo para suplantar (aunque nos duela) al sedán al que tanto cariño le guardamos.

La nota completa de evaluación del Toyota Corolla Cross Hybrid SE-G se publicará pronto.

Emiliano C.

Escritor y Director Principal de A Todo Torque Uruguay.

Ver todas las entradas de Emiliano C. →