ATT Prueba | Mercedes-Benz GLA 180 7G-DCT

A menos de un año del nacimiento de ATT, ya entró el primer producto de marca premium para ser evaluado por nosotros. En este caso, el que pasó por nuestro garage fue el modelo de entrada de gama al mundo de SUV’s de la marca de Stuttgart, el Mercedes-Benz GLA 180.

El GLA 180 ya es un viejo conocido del line-up de Mercedes-Benz, y es un producto frecuente de ver en las calles, sobre todo en esta variante de entrada de gama 180. En este caso, se actualizó hace relativamente poco para dar lugar a su segunda generación, y te contamos todo sobre esta y su lanzamiento Uruguay en esta nota. Vamos con la opinión del Mercedes-Benz GLA 180.


Diseño exterior

Mirándolo desde afuera, el GLA tuvo una evolución importante con respecto a su antecesor, que para mí nunca encontró su esencia particular, sino que vivía vicariamente a través de su hermano hatch de diseño más logrado y original, el clase A. De todas formas, esto termina hoy, ya que si bien el diseño es casi idéntico al A, el GLA logró encontrar su propia esencia en un diseño de líneas bastante modernas y a la vez sobrias, apelando a la clásica elegancia y fluidez de los diseños de la casa germana.

Iniciando como es usual, por el frontal, encontramos una diseño bastante plano, aunque no por eso malo. Las líneas son bastante curvas y tranquilas, con una parrilla con tramado concéntrico, el logo de la marca en posición protagónica (bastante grande además), con la única línea metálica perforada. El planteo es muy horizontal, con superficies más trabajadas en los extremos laterales. Por debajo encontramos una falsa parrilla que integraría (lo que serían en versiones más equipadas) los faros antiniebla.

En esta versión 180, al ser una entrada de gama (aunque para mi, esto no es una excusa) el GLA equipa unas ópticas con faroles halógenas convencionales, cuando productos de mucho menos precio ya utilizan faros Full LED. De todas formas, el poder de estas luminarias es más que suficiente, con buena intensidad e inclinación regulable. Las luces diurnas (DRL) si son de LED y se comparte con los indicadores de giro.

En el lateral del GLA quizá notamos la diferencia palpable del planteo del producto, ya que esta generación apunta más a ser un SUV que un CUV. El volumen frontal se encuentra bien diferenciado del esto, y los bajos de la carrocería están recubiertos en su totalidad por plásticos, lo cual le da una imágen un poco más áspera, en un buen sentido, y en un conjunto que sigue siendo bastante elegante. Los diseños frontales y traseros se integran bien en los laterales, y delatan que quizá el GLA es un poco más grande de lo que parece. Específicamente, mide 4.410 milímetros de largo, 1.834 mm de ancho, y 1.611 mm de alto. La distancia entre ejes es de 2.729 mm, lo que le garantiza una gran habitabilidad que desarrollaremos pronto. Además, la línea de techo se mantiene bastante horizontal, solo cayendo en el ángulo justo en el baúl, ni muy pronunciado, ni muy fastback.

Además, en el sector lateral realzan estas llantas de 17″ con un diseño bi-tono de muy buen gusto, todo muy elegante. Pero también resaltan por el hecho de que los Michelin Primacy 4 de 215/65 17 de medida, le brindan un talón generoso, preponderando el comfort de marcha, además de que este talón sobresale para afuera, por ende, hay que hacer fuerza bruta (nunca mejor dicho) para hacerle algún rayón a estas llantas.

Finalizando en el remate trasero, debo admitir que es mi sector favorito del GLA, porque tiene un juego de líneas que le dan una postura curiosa, además de que el planteo finaliza más SUV que nunca, se lo ve más levantando. Además, asoma el sistema de suspensiones multi-link, que tan buen manejo le garantizan. Las ópticas son de LED para las luces de posición, mientras que lo demás se vale de faros convencionales aunque de gran poder. El diseño trasero es bastante límpio y cuidado, con una línea recta que une las ópticas, pero que esta flanqueada por dos curvas que realzan y le dan fortaleza al diseño de las ópticas traseras, un lindo toque. El diseño ininterrumpido también es cortesía de una cámara de reversa que es retráctil, solo se ve cuando engranamos la reversa. También es ininterrumpido en la parte baja de atrás, porque no encontramos los tales sensores de estacionamiento, así es, no tiene.


Diseño interior y comfort

En el interior, es quizá donde más se refleja el concepto de potencialidad de producto que comentamos en el adelanto de la prueba, pero por ahora, hagamos foco en lo que nos puede ofrecer hoy este GLA 180, y debo admitir, me gustó mucho todo lo que me encontré acá.

El planteo del interior en este GLA se puede describir en quizá las dos palabras que yo valoro más encontrarme en lo que es este tan lindo trabajo, cuidado y distinto. Cuidado porque todo lo que toquemos en este interior tiene una calidad de armado y de materiales muy buena, los plásticos son casi-todos blandos y de buen tacto. El cuero del volante, los recubrimientos de las puertas, los apliques en este diseño simil-metálico tan peculiar que tan bien le sienta, hasta los comandos de manejo de la ventilación (que son de tipo teclas de piano), que resuenan con un click casi steampunk.

Distinto porque incluso en esta versión de acceso de gama, si bien el instrumental y la pantalla de info-entretenimiento tienen dimensiones acotadas, ambas se encuentran incrustadas en este acrílico que une a los dos componentes. Lo valoro particularmente porque genera una sensación de uso distinto, ya no es esto de el instrumental escondido bajo ese «capuchón» y la pantalla al lado, sino que es todo uno. Me encanta cuando las experiencias realmente se diferencian una de otras.

Antes de sumergirnos en el asunto de las pantallas, destacar lo versátil de la postura de manejo. Las butacas son realmente cómodas, a pesar de ser de regulación manual y sin ajuste lumbar ni de muslos. Están muy bien y permiten una postura de conducción realmente baja, suplementado por un volante de excelente grip y con doble regulación de generoso recorrido. Al centro, la consola central mantiene este estilo de apertura doble, y lo que en las versiones más equipadas del GLA es un sostén de manos para gestionar el touch-pad de la pantalla de multimedia, ahora pasa a ser solo un «reposamuñecas» plástico, ya que el panel táctil desaparece.

Empezando a desglosar el asunto pantallas, por el lado del conductor encontramos un display digital de 7″ de excelente resolución, que es la pantalla principal. Esto lo decimos porque de lo tan configurable que es la relación entre ambas pantallas y lo manejable que es desde los comandos Touch Control (táctiles) del volante, la pantalla izquierda puede albergar datos de viaje, instrumental, sistema multimedia y demás. Por el lado de su función principal, tiene varias opciones, mostrando un tacómetro, un velocímetro, un ‘económetro’ y demás datos bastante útiles. También puede ser usado por ejemplo, en un viaje nocturno, para mostrar la multimedia, anulando así la pantalla central (y pudiendo apagarla totalmente, algo que encuentro muy útil).

Pasando a la pantalla central, es básicamente lo mismo que la otra, del mismo tamaño y demás, pero añade las funciones de conexión con smartphones, mediante Apple CarPlay y Android Auto. La resolución es excelente (aunque parte de esto se debe también al reducido tamaño), al igual que el funcionamiento, ya que siempre es rápido e intuitivo. Además, de esta pantalla se gestionan los modos de manejo, además de variadas funciones del vehículo.


Pasando a las plazas traseras del GLA 180, encontramos algo realmente sorprendente, y es que el espacio que hay para los ocupantes es muy generoso. El espacio actualmente sobra tanto para las piernas como para la cabeza, además de constar con un respaldo de buena inclinación y suficientemente mullido.

Espacio en las plazas traseras con los asientos delanteros en una posición muy retrasada.

De todas formas, todas estas buenas noticias son para cuatro, ya que el quinto pasajero se sitúa justo a lo ancho (por no decir apretado), y tiene un túnel de transmisión de generosas dimensiones que le va a complicar la vida de piernas. Más allá de esto, poquito y nada en este sector, luces individuales de lectura para los dos pasajeros traseros, y un puerto USB para cargar dispositivos.

En cuanto al tamaño del baúl, el GLA aloja hasta 435 litros de capacidad, siendo un espacio generoso, aunque tampoco nada que destaque en las medidas del segmento. El respaldo de los asientos se pliega en 40:20:40, lo que permite una buena modularidad de carga, y puede llegar a alojar 1.436 litros al plegar todas las filas.

Baúl con ajuste de piso doble, que no tiene rueda de auxilio, sino que utiliza un kit de reparación de pinchazos debajo del cobertor.

Desempeño mecánico y comportamiento dinámico

En cuanto a la mecánica de esta GLA 180, al ser la versión de entrada de gama, equipa utiliza un motor cuatro cilindros con 1.33 litros de cilindrada, inyección directa con turbocompresor, intercooler y sistema de desconexión de cilindros. Produce 136 hp de potencia disponibles a las 5.500 rpm y una cifra de torque de 200 Nm entre las 1.620 y 4.000 vueltas. Va asociado a una caja automática de siete marchas y doble embrague denominada 7G-DCT. La marca declara un 0-100 km/h en 9,0 segundos y una velocidad máxima de 200 km/h. El consumo promedio declarado por la firma es de 16,6 km/l.

En la práctica, esto se desenvuelve en un andar totalmente callado y bastante refinado. El impulsor se deja sentir muy poco, por un muy buen tratamiento de insonorización, tanto con el vano como lo demás. La caja de velocidades de siete marchas con sistema de doble embrague garantiza pasos de marcha casi imperceptibles, pero siempre dependiendo del modo de manejo que utilicemos. El DYNAMIC SELECT de Mercedes-Benz nos deja elegir entre cuatro modos de manejo: Comfort, Eco, Individual y Sport, los cuales modifican parámetros de la respuesta del acelerador, el paso de cambios y la dirección. Los cambios son perceptibles, sobretodo en la dicotomía Eco-Sport (y no hablo del difunto crossover). La transmisión se regula mediante el DRIVE SELECT en la columna de dirección, ultra práctico y ayuda para las maniobras por ejemplo de estacionamiento, casi sin sacar las manos del volante.

En el modo ECO, la dinámica de conducción es muy particular, porque además de lo usual, como que la caja mantenga el rango de utilización cercano a la entrega más temprana de torque, es decir, en el rango de 1.600 a 2.000 rpm, los cambios de marcha casi ni se sienten y el motor tiende a relajarse en pro de disminuir los consumos. Además, a velocidades donde no implique un peligro, al levantar el pie del acelerador, la caja se desacopla y entra en un «modo de inercia». Esto relaja aún más al impulsor y lo deja girando a casi 900 rpm, aplacando los ya bajos consumos. Es por esto que el GLA 180, en nuestros resultados de consumos, arrojó unos hermosos 19.2 km/l en ruta, y 14 km/l en ciudad, con un consumo mixto de 16,7 km/l, muy cercano a lo que la marca comenta.

El DRIVE SELECT de Mercedes-Benz, es de los selectores de marcha de mejor ubicación del mercado.

Cuando intentamos un manejo más enérgico en el modo Sport, tenemos para utilizar las levas al volante que activan el modo M de la 7G-DCT, que responde y se adapta bien a las exigencias, sobretodo en los rebajas. Si bien no es una caja deportiva, transmite suficiente sensación de deportividad, y tiende a llevar el impulsor alto de vueltas para poder aprovechar cada gramo de los 136 cv que nos da el 1.3. Con estas prestaciones, el GLA 180 realizó la maniobra de 80 a 110 km/h en 6 segundos, lo cual es un tiempo muy satisfactorio para los 136cv y 1.480kg de peso que maneja.

Sin embargo, vamos a empezar a hablar de lo que para mí es lo mejor que ostenta este GLA 180, y es la dinámica. Puesto en marcha, el GLA logra el mejor equilibrio dinámico que ha pasado por este sitio. Es realmente destacable el trabajo de la dirección en todas las circunstancias, ya que es muy directa y permite maniobrar muy fácilmente, siempre con la dureza justa, garantizando comodidad, pero ante todo, seguridad. Más allá de esto, la marcha transmite una solidez envidiable y un andar bastante premium, con suspensiones que tienen un equilibrio perfecto entre dinamismo y comfort, y neumáticos con talón generoso, por ende, nada se transmite al habitáculo.

Como podríamos esperar, la insonorización es excelente y la filtración de asperezas es aún mejor, sumado a la buena comodidad interior, el GLA invita a querer salir a pasear sin razón en un estado tranqui, o a realizar un manejo más enérgico, si tenemos claro las prestaciones que puede ofrecer. Es por esto que en ruta también manifiesta un aplomo envidiable, además de reacciones precisas de dirección, sin ser afectada por vientos laterales cruzados. La dinámica es lo mejor que tiene el GLA.


Equipamiento

Como ya aclaramos, la versión evaluada es la 180, la más accesible de la gama GLA de Mercedes-Benz. Esta equipa lo siguiente:

Doble airbag frontal, doble airbag lateral, doble airbag de cortina y de rodillas para el conductor, frenos ABS, control de tracción (ASR), control de estabilidad (ESP), sistema ATTENTION ASSIST para detectar síntomas típicos de fatiga y advertencia al conductor del riesgo de sufrir microsueños, ADAPTIVE BRAKE con función de frenos secos al conducir bajo la lluvia y Hill Assist, COLLISION PREVENTION ASSIST PLUS (advertencia de colisión incluyendo servofreno de emergencia activo y frenado parcial autónomo para evitar una colisión) freno de estacionamiento electro-mecánico con función «Auto-Hold», cinco apoyacabezas regulables en altura, cinco cinturones de seguridad de tres puntas, faro antiniebla trasero, faros delanteros halógenos con luces diurnas e indicadores LED, advertencia del desgaste de las pastillas de freno, servofreno de emergencia (BAS) con detección automática de situaciones de frenado de emergencia, y asistencia al frenado, monitoreo de presión de los neumáticos, anclajes i-Size y TopTether para sillas infantiles, conexión automática de las luces de cruce con luz de marcha automática, sensor de lluvia, climatizador automático de una zona THERMATIC, asientos delanteros con regulación en altura y lumbar manuales, computadora de a bordo, volante multifunción en cuero regulable en altura y profundidad con botones Touch Control y levas de cambio integradas, respaldos traseros abatibles 40:20:40, sistema de mantenimiento activo ASSYST, función de parada y arranque ECO, cámara de retroceso, sistema TEMPOMAT con SPEEDTRONIC (control de velocidad crucero con limitador de velocidad), tapizados en cuero ARTICO/tela Tandel, paquete de alumbrado y visibilidad (unidad de mando en el techo en diseño de «cuatro puntos de luz», luz interior/luz de lectura en la placa de fijación en la parte trasera, luces de lectura, alumbrado cenital de la consola, luces de cortesía, luz de señalización y luz de entorno, luz de señalización y de salida, iluminación del espacio reposapiés, iluminación del portavasos y la guantera e iluminación del compartimento multiuso), sistema multimedia MBUX con pantalla táctil de siete pulgadas, integración de smartphones mediante Apple CarPlay y Android Auto, DYNAMIC SELECT con selección de cuatro programas de conducción (Confort, Sport, Eco, Individual), función de arranque KEYLESS-GO, panel de instrumentos digital con pantalla a color de siete pulgadas, interfaz USB-C en el compartimento multiuso y en la consola central de la parte trasera, compartimento portaobjetos en la consola central con tapa de tipo persiana, y llantas de aleación de 17 pulgadas en diseño de cinco radios dobles color Plata Vanadio pulidas a alto brillo sobre neumáticos en medida 215/65 R17.

Por más largo que parezca el tema del equipamiento, es quiza donde el GLA 180 más adolece, y donde más se nota lo que ya les coméntabamos de las potencialidades del producto. Por ejemplo, el equipamiento de seguridad es excelente, con siete airbags en total, pero en cuanto a asistencias a la conducción solo se guarda un Frenado Autónomo de Emergencia bajo la manga, careciendo de demás sistemas tan básicos como alerta de ángulo ciego. Ni hablar de sistema de alerta y mantenimiento de carril, o crucero adaptativo.

Pero donde quizá más se nota su naturaleza de entry-level (aunque ya aclaré que para mi, no es excusa) el GLA 180 no porta ítems de equipamiento tan básicos como por ejemplo, sensores de estacionamiento traseros. De ahí para arriba, podríamos pedir faros LED, en vez de los ya antiguos halógenos, ajuste lumbar para las butacas delanteras, sensores delanteros de estacionamiento y demás. El asunto es que, es una estrategia de marca también dejar en claro que el 180 es la entrada de gama a un mundo mucho más vasto de productos y equipamientos. Es válido, ponele.


LO BUENOLO MALO
– Equilibrio dinámico
-Calidad de interiores
-Desempeño del combo mecánico
-Postura de manejo
-Diseño interior y exterior
-Dirección muy precisa
-Faltantes de equipamiento de comfort
-Falta de neumático de auxilio
-Precio un poco elevado

Conclusión

Como ya se hizo usual, concluyendo, el GLA 180 es un muy buen vehículo, pero, sobriedad por sobre todas las cosas, es la puerta de entrada a un mundo de posibilidades mayor, y no lo oculta.

Por afuera, un producto con líneas elegantes y bien cuidadas, mucho más interesante que su antecesor, realmente duelen los faros halógenos que equipa el 180, cuando por el precio fácilmente podría equipar faros LED.

Por dentro, un diseño bastante potenciable, pero la base sigue siendo algo distinto a lo que nos encontramos en otros productos, con una postura de manejo excelente, y una experiencia al volante distinta, producto de este tablero apantallado distinto. El espacio sobra para cuatro, para cinco ya no tanto. El baúl está bien, nada que asombre, pero falta una rueda de auxilio. Un kit de reparaciones se queda corto para nuestros caminos.

En movimiento, la dinámica es excelente, la dirección tiene una precisión envidiable, la insonorización está cuidadísima y la solidez es patente en todo momento, se siente premium. Destacable el equilibrio dinámico, permite divertirse con cuidado y a la vez ir muy cómodo.

El problema está en los equipamientos, porque ya nombramos que no tiene por ejemplo, sensores de estacionamiento traseros, sí tiene cámara trasera de buena resolución (y con opción a gran-angular) pero no suple algo tan básico como los beep-makers. Con el precio que se pide por este GLA 180, son ítems que deberían estar, aunque sea un SUV de entrada de gama. De todas formas, representa exactamente lo que se busca en un producto entrada de gama premium, representa todo lo que puede llegar a ser el mundo de productos de Mercedes-Benz, y créanme, más allá del tema de los equipamientos, todo pinta muy bien.


Precio y garantía

  • Mercedes-Benz GLA 180 7G-DCT – U$S 52.990
  • Garantía de 2 años sin límite de kilometraje.
  • Comercializa Autolider S.A., Rambla Baltasar Brum 2986, tel. 22094444, www.mercedes-benz.com.uy

Emiliano C.

Escritor y Director Principal de A Todo Torque Uruguay.

Ver todas las entradas de Emiliano C. →