Un festival de excesos | Probamos al BYD Tang DM GS PHEV AWD

¿Acaso a alguien algún día se le ocurrió combinar potencia digna de un superdeportivo, con la practicidad de un SUV de generosísimo tamaño que albergue hasta siete divertidos pasajeros?

En realidad, si, a unos cuantos además, por ejemplo, a toda la división AMG que juega con las SUV de Mercedes-Benz, o a la sección M de una tal marca bávara muy respetada. Pero este no es el caso, y aún así estamos hablando de un producto que tiene casi 600 hp de potencia, 950 Nm de par, es híbrido enchufable, y tiene frenos firmados por Brembo, escoltados tras unas gigantes (palabra que le queda chica) llantas de 22 pulgadas. Ah, si, es un BYD y tiene un precio inferior a U$S 85.000. Como era adivinable, estuvimos evaluando al BYD Tang GS.

Con estas características que claramente no se usan todos los días, evaluamos al BYD Tang GS. Para quienes no lo conozcan, el Tang es el SUV mediano de BYD que está actualmente en su segunda generación. Presentado en el Salón de Beijing en 2018, llega a nuestro país desde China en dos configuraciones, EV (totalmente eléctrica con 482 cv) y la evaluada, DM, híbrida enchufable con 564 cv. En ámbos casos el equipamiento es el mismo, denominado GS.

Para adelantar un poco lo que es la evaluación completa, comentarles que el Tang tiene unas medidas realmente asombrosas, además de un estilo exterior muy trabajado, que llama la atención en las calles de una manera que no me creerán. Mide 4.870 mm de largo, 1.950 mm de ancho y 1.725 mm de alto. La distancia entre ejes es generosísima, de 2.820 mm. El baúl es gigante, pero la marca no declaró medidas sobre este ítem. El tanque de combustible tiene 53 litros de capacidad. El peso es de 2.390 kg.

Pero si bien las medidas ya son algo para hablar, terminamos de perder la cabeza cuando nos vamos a hablar de la motorización, o mejor dicho, las motorizaciones. El Tang es un híbrido enchufable, que equipa primero un motor naftero denominado BYD487ZQB. Es un motor cuatro cilindros de dos litros de cilindrada con inyección directa y turboalimentación, que genera 202 cv de potencia a 5.500 vueltas. La transmisión es una automática de doble embrague con seis relaciones. El torque se sitúa en 320 Nm entre 1.500 y 4.000 vueltas. Muy generoso, pero no llegamos ni a la mitad.

Además de esto, incorpora un motor eléctrico sincrono de imanes permanentes de CA en el eje delantero, entregándole 150 cv de potencia y 250 Nm de torque. Y como si fuese poco, equipa uno idéntico en el eje trasero, pero con 240 cv y 380 Nm de par máximo.

La cuestión es que entre estas tres mecánicas, el Tang respira unos insanos 564 cv de potencia con tracción integral permanente, y (atentos) 950 Nm de torque máximo. Con estas cifras de deportivo, la marca asegura que el Tang hace 0 a 100 km/h en 4.5 segundos, y está tan segura de ello que lo imprimió en una insignia en el portón trasero.

Y como no, con esta cantidad de potencia y peso, el Tang utiliza unos neumáticos de medida 265/40 con unas llantas de 22, que ocultan unos frenos delanteros de discos firmados por una marca con, un poquito de prestigio en eso, una tal Brembo.

Encima de esto, el equipamiento pasa a ser la cereza de la torta, ya que compite con total facilidad contra marcas premium, equipando por ejemplo, frenado autónomo con detección de peatones y vehículos (AEB), control de crucero adaptativo con función Stop & Go, zona climática triple, faros Full LED con luces de todo clima, techo corredizo panorámico (gigante, además) siete plazas de generoso espacio, una pantalla central de casi 15″ de tamaño, asientos eléctricos delanteros con ventilación, calefacción, ajuste lumbar doble y 12 parlantes con sistema de audio Dirac Live Hi-Fi.

Todo esto, con casi 15 años de historia de marca, nada más. Así que, todo daría a entender, que este BYD Tang tiene todo para irse a jugar a la misma mesa que muchísimas SUV de marcas premium, y a un precio más que justo. ¿Será así? Pronto en ATT, evaluación completa de este festival chino de excesos.

Emiliano C.

Escritor y Director Principal de A Todo Torque Uruguay.

Ver todas las entradas de Emiliano C. →