ATT Prueba | Renault Duster 1.6 Intens Outsider CVT

ATT se pone los zapatos otra vez y vuelve a probar autos en este renovado 2021. De todas formas, esto es una formalidad, porque hoy estamos evaluando a algo que quedó del 2020, y es la versión tope de gama del Renault Duster de segunda generación, completando así la evaluación de los polos de versiones, ya habiendo evaluado al Zen Techno (ver evaluación), que es la variante más accesible, tanto en contactos, como en evaluaciones completas.

El renovado Renault Duster se ofrece en cuatro versiones, Zen Techno, Intens CVT, Intens Visión CVT y Intens Outsider CVT. Todas equipan cómo motorización común al 1.6 SCe H4M de 118 caballos de potencia a 5.500 rpm y 158nm de par a 4.000rpm, que se relacionará a una caja manual de 5 relaciones, o una automática de variador continuo (CVT) con seis marchas prefijadas, siendo este último el combo mecánico que evaluamos en esta ocasión.


Diseño exterior

Personalmente creo que es la gran mejora del Duster. Este modelo debería haber sido así desde el primer día, pero él camino que recorrió la marca del rombo con este SUV, devino en este diseño tan acertado, que conserva lo mejor del diseño de siempre (la robustez) y lo combina con un estilo muy actual. En él frontal, desde las versiones de entrada, las ópticas delanteras están rodeadas por luces diurnas LED “C-Shape”.

En su primera generación, el Duster era un SUV con un aspecto muy rugged, áspero por donde se lo mirase, y a mi parecer, mal finalizado y si bien era bastante rugoso, solo se lucía un poco más en las versiones tope de gama, con tracción total y motor 2.0 F4R, porque las versiones más accesibles, evidenciaban su lado más Dacia, es decir, accesible y low-cost.

Si bien esto ya no sucede en la Duster Zen Techno (que ya evaluamos), gracias a su rediseño general y sus llantas «Cyclade» de 16 pulgadas de agradable diseño, en la Intens Outsider sucede aún menos, con sus llantas «Maldives» de 17″. Dicha versión Intens se ofrece en dos sub-versiones, Vision y Outsider, el último paquete incluye una serie de plasticos y fenders en color negro, que se encargan de alimentar la imagen áspera del producto, todo le queda muy bien, debo admitir. Y por esta aspereza tan característica, es que decidimos que la sesión de fotos de esta prueba, estuviese marcada por la suciedad y el tratamiento más Off-Road posible. Si la Duster es Outsider, ¿por qué no llevarla Outside?

Empezando por el frontal, en esta versión Intens Outsider, encontramos algo que es bien interesante, item exclusivo de esta variante, que son los faros de profundidad. Estos son los que se encuentran encima de las antinieblas, y se encienden al activarse las luces largas. Proveen una haz de luz mucho más focal y con una distancia impresionante, pero más que la distancia, es la intensidad, siendo muy útiles en la noche si se transita en el campo, por ejemplo. En la nueva Duster, todas las versiones equipan la parrilla con detalles cromados que se incrustan dentro de la óptica, algo que le añade el toque moderno que le faltaba a este producto, además de que el formato fue ligeramente modificado.

Pasando al lateral de esta Duster, observamos claramente que las medidas cambiaron. Como dijimos, esta nuevo Duster es 40 mm más largo, 10 mm más ancho y 10 mm más alto. El formato es claramente SUV ya que observamos un frontal bien elevado, y una linea de techo que se extiende totalmente recta hacia el final. Toda la silueta de este producto deja en evidencia algo, el espacio del cual goza el Duster, es gigante, realmente. Y a mi gusto, algo que desarrollaré en la conclusión, el Duster es una experiencia única a nivel visual en el mundo SUV actual, tiene una robustez –visual– muy particular, siendo uno de los SUV más espartanos que podemos encontrar, algo que también se encuentra en el interior, pero hay que aguantar a ese apartado.

El sector trasero es el segundo lugar donde más agradecido estoy de que las cosas hayan cambiado. La idea de producto del Duster, desde el inicio me encantó. Un producto SUV, con looks mucho más fornidos y ásperos que cualquier otro, y motivo por el cual se sigue destacando. Pero el resultado final no fue de mi agrado, algo no terminaba de encajar.  Hoy, Renault añadió a la receta el ingrediente que faltaba, 500ml de sofisticación y modernidad. Seamos claros, tampoco es un Koleos pero está mucho más cerca de parecerse a uno, que de parecerse a un Sandero, aunque esto se queda en el plano de los looks. En el sector trasero, las ópticas cambiaron el formato que mantuvieron por dos reestylings, y se cambiaron por estas con forma de cuadrado, con una distribución lumínica a mi gusto muy agradable y luces de posición que cuentan con tecnología LED. Además cambió el portón, que traza líneas que se integran con los «hombros» traseros, un recurso muy interesante.

Y como no, por el tamaño que porta este Duster, y más evidentemente por la presencia de la -bastante extensa- tercera ventanilla lateral trasera, podemos juzgar que tiene un baúl bastante generoso, y a decir verdad, así es. Pero eso, en el próximo apartado.

Recorrido de suspensión trasero

Este Duster, mide 4.376 mm de largo, 1.832 de ancho, 1.693mm de alto y tiene 2.673 mm de batalla. Comparado con la generación aneteior, es 40 mm más largo, 10 mm más ancho y 10 mm más alto. La distancia entre ejes se mantuvo igual que él anterior, al igual que él tanque de combustible (50l) y él baúl (475l). También se alteraron las cotas en cuanto al despeje libre al suelo, que paso a ser de 237 mm, y con ángulos de ataque y salida de 30° y 34,5° respectivamente. Los pesos en orden de marcha son de 1.265 kg (Zen Techno M/T), 1.275 kg (Intens CVT), 1.277 kg (Intens Vision CVT) y 1.279 (Intens Outsider CVT).


Diseño interior y comfort

En el interior, el cambio fue radical y nada guarda de similar con el modelo anterior. De todos modos, la filosofía espartana sigue siendo la misma, el planteo que se observa en este Duster, es un interior de materiales totálmente plásticos y rígidos que están pensados más que nada para la durabilidad.

Frente al conductor, encontramos un volante que lo comparte con todas las versiones, con detalles metálicos en los tres rayos. En el caso de Intens Outsider está forrado en cuero y tiene una empuñadura muy buena. Además, se regula tanto en profundidad como en altura, ambas regulaciones con recorridos generosos. Algo que aporta a la robustez y la experiencia única que creo que brinda el Duster, es que la línea superior de los paneles de la puerta, es inferior a la linea baja del parabrisas. Con esto me refiero a que el planteo de la plancha frontal es bastante elevado y más tirando a lo vertical, lo que repercute en una experiencia más tirando a la U en SUV, Utility. El parabrisas es más cercano y de dimensiones acotadas, aunque no complica la visibilidad. Pero este planteo interior, sumado a una posición de manejo elevada aún en su punto más bajo, le dan una experiencia -como ya dijimos- muy particular.

Frente al conductor, el tablero es totalmente convencional y se nutre de una pantalla TFT con una cantidad de información correcta, además de dos cuadrantes analógicos, un tacómetro y un velocímetro, nada muy especial para destacar por acá.

Diversas funciones se gestionan desde estas teclas tipo piano, mientras que el climatizador automatico es totalmente digital y se gestiona mediante perillas con pantallas, un muy buen toque.

Las butacas delanteras son de un tamaño bastante grande, y sujetan muy bien el cuerpo, además de ser realmente bastante cómodas. La suficiencia de tamaño aplica para el respaldo como para el asiento, aunque claro, podría ser más extenso el asiento para los muslos. De todas formas, aprueba con muy buena nota ya que son suficientemente cómodas y mullidas como para viajes largos, también sobra espacio para las piernas para los ocupantes delanteros.

En cuanto a la pantalla multimedia, se actualizó completamente en este sentido, y dió origen al sistema multimedia Easy LInk con pantalla de 8” con Android Auto y Apple CarPlay. Este sistema tiene un rendimiento correcto en lo funcional, aunque experimenta ciertas insuficiencias cuando se lo exige mucho, también el sistema operativo es un poco confuso y poco intuitivo.

Honestamente, es muy poco lo que utilizo los sistemas nativos, ya que es enseguida correr a rezarle al dios Apple CarPlay. De todas formas, funciona correctamente y permite tales conexiones Android Auto, Apple CarPlay, Bluetooth, USB. Mención especial también para los cuatro parlantes de este sistema multimedia, que funcionan de forma excepcional, tanto adelante como atrás.

Dato que me parece importantísimo mencionar, las funciones ECO, Start & Stop y las luces de emergencia (que se encienden automáticamente con una frenada de emergencia, dato), se accionan mediante estas teclas en la consola central que son de tipo piano, tienen un touch & feel excelente, y son de un alcance a mano ideal.

Pero también hay algunas funciones adicionales, que en el Zen Techno no encontrabamos. En este caso nos referimos a por ejemplo, la función de desactivar los sensores de estacionamiento, y de alternar la visibilidad de las cámaras del Duster Intens (disponible desde Vision). Y si, «las cámaras», porque no es solo una, sino que utiliza cuatro en total. Dos de ellas se sitúan debajo de los espejos retrovisores exteriores, una debajo del logo frontal, y otra por detrás. Las cuatro cámaras son de muy buena definición, y quitan del medio el problema de la robustez y el tamaño del Duster, realmente son muy útiles y fue un acierto de equipamiento.

Pasando a las plazas traseras el espacio sobra en todo sentido, tanto como para la cabeza, como para las piernas de cinco pasajeros, algo de lo que no todos los productos pueden jactarse. Todas las plazas cuentan con su cinturon inercial de tres puntas y su apoyacabezas. La plaza central trasera es solo un poco menos cómoda que las dos restantes, pero sigue siendo una buena opción para viajes medios.

Al lado del cobertor del enorme baúl que tiene el Duster, tiene una toma de 12V. El baúl es de 475 litros como dijimos anteriormente, espacio fundado también en que es bastante alto ya que el auxilio (temporal) se encuentra afuera de el.

El planteo general entonces del Duster en su interior, es bastante espartano y poco se diferencia el Zen Techno del Intens Outsider. La diferencia más notoria es la tela en los recubrimientos de las puertas, el cuero en todas las plazas y el reposabrazos (si, el porque es solo para uno) en la plaza del conductor. Algo útil es que, frente al acompañante, tiene un espacio de almacenamiento cubierto en goma para evitar deslizamientos del objeto que pongamos ahí, como por ejemplo, un celular. Es un interior funcional, suficientemente agradable visualmente, pero que no es pretencioso, no pretende ser más de lo que es, un SUV de costo reducido, aunque más coqueto en su versión más costosa.


Comportamiento dinámico

El Duster es un SUV, y dentro de este segmento para mi, uno de los que más se puede jactar de esta nomenclatura, más que nada por el porte que tiene. De todas formas, hay algunas cosas que aclarar.

Cuando nos subimos en aquel contacto que realizamos básicamente recién lanzadas las Duster de segunda generación, probamos los polos de la gama, Zen Techno e Intens Outsider CVT, siendo esta última la protagonista de la actual nota. Si recuerdan, estuve cerca de tirarle flores a la versión de acceso de gama porque, si bien tenía un equipamiento justo, el andar era mucho mejor que en las versiones más caras, además de que la relación precio/producto era la única defendible, y esto sigue al día de hoy. La diferencia más que nada que nos corresponde en este apartado, es la diferencia de rodadura entre ambos productos; la versión Zen Techno porta unos neumáticos 215/65 R16, mientras que Duster Intens (desde Vision) los reemplaza por unos neumáticos 215/60 R17, con unas llantas diamantadas de un diseño muy agradable a mi gusto.

De todas formas, ahí es donde empieza el asunto a resaltar. Cuando probé la básica, lo que más me gustó del producto fue la habilidad de «no importarle» nada de lo que suceda en la calzada, ¿a qué voy con esto? Me refiero a que, entre el despeje libre al suelo, los neumáticos con un perfil más alto, y un setteado de suspensiones realmente muy blando y orientado a la comodidad, básicamente las imperfecciones del camino no se sentían.

Con Duster Intens Outsider, no es tan así, ya que las llantas de 17″ empiezan a copiar un poco más las imperfecciones, y empieza a ocurrir una especie de divorcio entre un esquema y acomodo de suspensiones que tiende a la comodidad, y unas llantas de un tamaño innecesariamente grande, que si bien aportan a la estética del producto, afectan a la dinámica, ya que no dejan que se filtre tanto las imperfecciones del camino, además de ser un poco molestos de más en caminos gastados o empedrados. Esto no es solo porque se transmiten las imperfecciones en cuanto a la dinámica, sino que también molesta por algunos ruidos que pueden llegarse a sentir en el interior, hay una pequeña falta de solidez en algunos asuntos. Para mi es un compromiso que no vale la pena. De todos modos, sigue existiendo esta actitud de «no me importa» lo que suceda en el camino, aunque todo un poco más duro.

Sin embargo lectores, lo que les puedo afirmar que es el compromiso mayor entre los polos de la gama, se refleja en la mecánica. El Duster Zen Techno es el único de la gama que equipa una caja manual de cinco relaciones (por el momento), ya que los Intens todos se equipan con una caja de variador continuo CVT de 6 relaciones pre-fijadas. En condiciones de funcionamiento totalmente planas esta transmisión aporta a la suavidad del conjunto y a la «unidad» del desempeño, porque brinda esta sensación de que no tira cambios, sino que es una marcha que va continuamente variando (literalmente).

Ahora, cuando se requiere de más esfuerzo, es un tipo de transmisión que tiende a encontrarse frecuentemente en la zona alta del cuentavueltas, y si bien todos los sabemos, yo sigo sin encontrarles el buen sabor a estas mecánicas. Con un manejo un poco más ágil, es común que la caja viva en las 2.500 vueltas por minuto, y hasta ahí está bien, pero luego de las 3.000, ya empieza a sentirse más y sinceramente, a molestar un poco. Desarrollaremos más sobre este asunto en el apartado pertinente, no me quiero apurar.

En cuanto a la dinámica del chasis, el comportamiento es muy correcto, se lo siente muy robusto, y además es suficientemente agil y fácil de maniobrar en ciudad (eso si, a mucha fuerza de volante y bastante giro del mismo) aunque la dirección es un poco más pesada de lo que me gustaría.

Ya pasando a la ruta, el porte se hace evidente, más que nada en las curvas, porque en recta va bien aplomada, siempre que no hayan vientos laterales, a los que es más sensible dada su forma. Si bien la estabilidad es sufuiciente, el viento y el asfalto se sienten más, y transmiten un poco de ruido al habitáculo. Cuando nos encontramos con giros, o con movimientos semi-bruscos del volante, la dirección se manifiesta un poco lenta, indirecta, y además, la suspensión tiende a balancear un poco, dando una sensación más de barco vikingo que de una lancha deportiva, algo obviamente esperable y que no es un punto tan en contra.

Si, el Duster Outsider es tremendamente divertido de manejar en caminos de tierra, y si no me creen, que la foto hable por mi.

Ya en caminos fuera de carretera, vamos a ser honestos, aun con los neumáticos de talón más fino, sigue filtrando muy bien las asperezas e irregularidades, garantizando un buen confort de marcha y siendo realmente un producto muy divertido a la hora de trazar curvas en esta superficie, es suficientemente Outsider, y recalco lo de la diversión, es muy muy entretenido perderse por caminos de tierra en este Duster.

Y acá es donde desarrollo brevemente porque repetí algunas veces la palabra «Espartano» en el correr de la nota, Duster es eso. Es un producto rústico en muchas cosas, bastante cuadrado y que recién en esta generación tuvo un poco más de sofisticación, pero el planteo general sigue siendo igual. Es un caballito de guerra, tiene una capacidad de atravesar diferentes obstáculos, pozos, irregularidades y demás con gran facilidad. En nuestro caso, solo pasó que el barro se adhería a los neumáticos (que claramente, no son mixtos, aunque bien podrían serlo) y por ende se perdía tracción –adelante– y agarre en el tren trasero, pero eso también lo hacía más divertido. En ningún momento me dió la sensación de que quizá el manejo más agresivo en terrenos irregulares lo fuese a superar o quizá que no «aguantase» tal conducción, a eso me refiero con Espartano. Pero, a no olvidarse, no es un todo-terreno, tiene cierta off-roadabilty.


Desempeño mecánico

En cuanto a la mecánica, ahora pasa a ofrecer  impulsor nuevo, denominado H4M SCe (que en las familias de Nissan es HRDE16), un tetracilíndrico de 1.6 litros de desplazamiento, con inyección multipunto, doble arbol de levas a la cabeza y 16 valvulas. Eroga 118 CV a 5.500 vueltas y 158 NM de par máximo, asociado en este caso a una caja automática del tipo CVT con seis pseudo-relaciones pre-fijadas.

En cuanto al impulsor, hay que reconocer que es un impulsor correcto y por ahí va quedando. Es un impulsor bastante clásico en el hecho de que en la zona baja del cuentavueltas no tiene un asiento cómodo, sino que le gusta estar de pie y más arriba de las 2.500 vueltas para tener respuestas aceptables.

Entonces, cuando realmente necesitamos todos los 118 equinos que entrega la mecánica de 1.598cc, la aguja se dispara hacia las 6.000 vueltas, y si bien esta CVT tiene una especialidad llamada «D-Step Logic» (que simula cambios cuando se la exige completamente) no sucede tanto. Esto dinámica de cambios demora en darse y siempre está esta especie de patinamiento de la caja, que no se condice con la velocidad con la que sube la aguja del velocímetro. Y siendo un poco honestos, ya después de las 3.500 vueltas empieza a sentirse el impulsor trabajando, siendo su rango usual de trabajo en las 2.500, entonces, cuando se lo exige solo un poco más de la cuenta, llega fácilmente a un nivel audible. Además, no solo le cuesta las salidas en términos de rapidez, sino también en suavidad, a veces es un poco brusco.

Es este asunto de la «falta de cambios» el que le suma la suavidad que tiene la dinámica del Duster, pero que le resta en la agilidad de las reacciones. Por ejemplo, para lograr una maniobra de sobrepaso de 80 km/h a 110 km/h, la CVT hace que al Duster le lleve 7.7 segundos completar tal recorrido, mientras que al Duster Zen Techno, en tercera marcha le lleva 6.6, más de un segundo de diferencia entre cada uno, es una cantidad considerable.

Por el lado de los consumos, y para no hacerlo más extenso de lo que ya es (porque si Uds lectores ya pasaron por la reseña del Nissan Versa Advance 1.6 5 M/T y del Renault Duster Zen Techno 1.6 5 M/T, sabrán que el impulsor es el mismo en estos tres productos, y lo que tenemos que comentar es solo el rendmiento de la transmisión)

Pero claramente, entre el Versa y Duster, los consumos cambian por cuestiones de peso y aerodinámica, y en este caso también, por la caja, que tiende a estar sentada en un régimen de funcionamiento más elevado. En la ciudad, el Duster necesitó de 9 litros para recorrer 100km, un consumo esperable para mover los 1.280 kg de peso y un producto con un porte tan particular. En ruta, se mostró un poco más económica con un régimen más bajo de motor, y necesitando de 6,6 litros para recorrer 100 km con un manejo razonable y de baja exigencia (105 km/h aprox).


Seguridad

En seguridad, desgraciadamente, sigue siendo bastante espartano el asunto. Si bien está bueno que todo lo demás sea así, justo en este apartado no es muy bueno que así sea. Cuando los espartanos se metían a las variadas guerras en las que se encontraban, usualmente iban con lanza y escudo, además de una armadura bastante elaborada, pero de todas formas, los decesos en batalla eran numerosos, y si bien en esos tiempos, morir en pelea por el pueblo de uno era glorioso y demás, son cosas que está bueno que se queden en el pasado.

De todas formas y dejando Grecia de lado, este Duster tiene un problema en este apartado, porque su equipamiento de seguridad se nutre básicamente de doble airbag frontal, control de estabilidad (ESC) y de tracción (TC), frenos ABS con EBD y señalización de frenada de emergencia, sistema de visión periférica con cuatro cámaras y por ahí queda.

Aún así, en la prueba realizada por el organismo competente Latin NCAP, obtuvo cuatro estrellas de seguridad para adultos, y tres para niños, dado que la prueba se realizó en el protocolo anterior. Adjuntamos los comentarios del organismo:

Impacto frontal: La protección ofrecida para la cabeza y el cuello del conductor y acompañante fue buena. El pecho del conductor recibió protección marginal y el pecho del acompañante recibió protección adecuada de los sistemas de retención. Las rodillas del conductor recibieron protección marginal al estar expuestas a riesgo de recibir lesiones al impactar con estructuras peligrosas detrás del tablero. Las rodillas del pasajero mostraron protección buena y marginal al estar expuestas a riesgo de recibir lesiones al impactar con estructuras peligrosas detrás del tablero. Las tibias del conductor recibieron protección adecuada y las tibias del acompañante recibieron protección buena y adecuada. El área de los pies fue considerada inestable. La estructura del habitáculo fue considerada como inestable y no puede soportar más carga. 

Impacto Lateral: El vehículo ofreció protección buena para la cabeza, abdomen y pelvis mientras que el tórax recibió protección marginal. 

Impacto Lateral de Poste: No fue realizado porque el modelo no ofrece airbags de protección lateral de cabeza como equipamiento estándar.

ESC: El ESC fue testado y su comportamiento cumple con los requerimientos regulatorios de Latin NCAP. El modelo ofrece dos Sistemas de Aviso de Cinturón de Seguridad (SBR) en la fila de asientos delanteros. Todo lo anterior explica las cuatro estrellas para protección de ocupante adulto.


Equipamiento

Cómo dijimos anteriormente, él Duster se ofrece en cuatro versiones, Zen Techno, Intens, Intens Vision, Intens Outsider. 

Zen Techno: En cuanto a seguridad, está versión cuenta con dos airbags frontales delanteros, ABS con distribucón electrónica de frenado (EBD), encendido automático de balizas y asistencia al frenado de emergencia. También tiene asistente de arranque en pendiente y controles tanto de estabilidad cómo de tracción. CInco cinturones interciales de tres puntas, cinco apoyacabezas y anclajes ISOFIX, Top Tether para sillas infantiles.

Además, tiene alarma perimetral, aire acondicionado, pack eléctrico de levantavidrios y bloqueo, butaca del conductor regulable en altura, respaldos traseros rebatibles en formato 2:1, volante multifunción con doble regulación (altura y profundidad). Control de velocidad crucero y limitador de velocidad, luces diurnas LED, computadora de abordo con display LCD, sistemas Eco Coaching y Eco Monitoring, sistema Start&Stop dirección eléctricamente asistida, sistema multimedia Easy LInk con pantalla de 8” con Android Auto y Apple CarPlay y comandos de telefonía en la columna de dirección. Apertura interna del depósito de combustible, barras longitudinales de techo negras, parrilla delantera de color negro, faros antiniebla delanteros, y neumáticos en medida 215/65 R16 con llantas de acero estampado. Intens (suma o reemplaza): Pack eléctrico completo incluyendo espejos, cámara de retroceso, sensores de estacionamiento traseros, display a color con tecnología TFT para la computadora de abordo, aire acondicionado digital, tapizados con detalles, barras longitudinales en color gris plata, parrilla delantera cromada, salida de escape cromada, seis altavoces, y llantas de aluminio “Cyclade” de 16” sobre neumaticos 215/65/R16.

Intens Vision (suma o reemplaza): volante en cuero, cámaras 360° “Multiview”, alerta de punto ciego, llave tipo tarjeta “Smart Card” que cierra puertas y cristales automáticamente, botón de encendido, encendido de luces remoto, tapizados en eco-cuero, sensor crepuscular de luces, apoyabrazos delantero y llantas de aluminio diamantadas “Maldives” de 17” en neumáticos 215/60.

Él nivel tope de gama Intens Outsider suma o reemplaza: Protección sobre fenders, protección frontal con faros de profundidad, molduras en puertas, barras de techo longitudinales y espejos exteriores en color negro.


Conclusión

Más allá de una conclusión, quiero revelar ciertos datos que quizá hagan más entendibles el completo desarrollo de la prueba. La cuestión es que, tengo una relación de amor-odio con esta Duster, y creo que esto le puede pasar a cualquier persona.

Duster, como ya dije anteriormente, me parece una experiencia interesante a nivel segmento. A lo que voy es que, el porte de Duster es algo casi que sin igual en este tipo de vehículos, siendo un producto muchísimo más espartano y áspero y que genera esta sensación de movimiento omnipotente, por parecerse más a un camión pequeño que a una camioneta, con su posición de manejo tan elevada y su dinámica tan flexible, y es por eso que me agrada tanto. Aunque honestamente, la diagramación de las versiones es un poco errónea, porque esta Outsider debería ser manual y no tener unas llantas de 17″, sino que debería llevar más allá su lado «Outsider», y ni hablar de la caja. Lo bien que vendría una versión Outsider pero con caja manual.

Aún así, todas estas cosas positivas que acabo de decir sobre el Duster, se van cuando en caso de impacto saltan dos airbags, solo dos. La falta de airbags laterales y de cortina, es un motivo perfectamente entendible para no elegir Duster y virar por algún otro producto del segmento, como por ejemplo, un Tracker LS que ya trae seis bolsas de aire. Es por este motivo que ni mencioné la aparición de Ayudas a la conducción, no podemos pedirle eso a un producto que no tiene ni cuatro airbags, aunque se valoran las cuatro cámaras y el sistema de detección de ángulo muerto. De todos modos, el resultado de las pruebas de choque de Latin NCAP no tuvieron malos resultados. Unas de arena y una de cal.

Por otro lado, el rendimiento del motor es correcto, aunque la caja sinceramente molesta, lo aletarga y lo duerme bastante (ni hablar si usamos el modo ECO, se vuelve aún más lento, como si le inyectásemos un sedante a un perezoso) no es una relación muy sana, aunque si lo que queremos es únicamente manejar muy suave, cumple la función.

Dejando atrás problemas de airbags y motor, el equipamiento de confort es bastante correcto y el producto es bastante cómodo, a tal nivel que me parece un lindo daily driver, porque incluso con el tamaño, el sistema de visión periférica lo hace más facil.

¿Qué les parece a ustedes? Los leemos.


Precios y garantía

  • Duster 1.6 SCe Zen Techno 5 M/T – USD 21.990
  • Duster 1.6 Sce Intens CVT – USD 24.990
  • Duster 1.6 Sce Intens Vision CVT – USD 26.790
  • Duster 1.6 Sce Intens Outsider CVT – USD 27.490.
  • 3 años o 100.000km.
  • Comercializa: Santa Rosa Motors. Cerro Largo 888. Tel. 29020519 http://www.renault.com.uy

Emiliano C.

Escritor y Director Principal de A Todo Torque Uruguay.

Ver todas las entradas de Emiliano C. →
A %d blogueros les gusta esto: