ATT Prueba: Volkswagen Nivus 200 TSI Highline 1.0 Automatic

Durante más de 4 días, y para cerrar el año como corresponde, estuvimos evaluando al producto totalmente nuevo de la marca de Wolfsburgo, desarrollado desde el vamos, todo en nuestra región, el Nuevo Volkswagen Nivus. Lo estuvimos evaluando en su versión tope de gama, denominada Highline. El Nivus equipa un motor 1.0 TSI de 116 cv de potencia máxima, y 200 Nm de par, a partir de tan solo 1.500 rpm. El precio de la unidad evaluada, es de U$S 29.990.

Probamos al Nivus en su versión más cara, Highline, con un precio de U$S 29.990

La relación de la marca alemana Volkswagen con el continente latino, es de aquellas estrechas que no se desgastan con el tiempo, ya que por la cercanía de un país industrializado como Brasil con el Uruguay, siempre tuvimos al alcance de la mano, modelos regionales clasiquísimos, como el mítico Gol, o derivados de este, como la Saveiro. Aquellos estaban pensados desde el vamos para nuestra región. Como si de una canción de Tom Jones se tratase, it’s not unusual («No es inusual») encontrarse aún con los Volkswagen Gol de primera generación todavía rondando por nuestras calles, vivitos y coleando.

Estos productos eran autos más rústicos que cualquier otra cosa, pero eran útiles y sobrevivían a las condiciones de nuestros caminos y nuestros hábitos de mantenimiento, de ahí que se inspiran recetas conservadoras a la hora de lanzar nuevos productos en nuestro mercado, donde las marcas no se arriesgan a introducir nuevas tecnologías, sea en motores o en el resumen total del producto, algo que solemos repudiar abiertamente. Pero hoy no es el caso, de la mano de Volkswagen, esto comienza a cambiar. Fue en septiembre del 2019, el año previo a la película distópica que vivimos, la firma de Wolfsburgo, anunció que iba a «fabricar un producto sin precedentes, 100% desarrollado en América del Sur»

Imagen conceptual de lo que iba a ser este Nivus.

El proyecto entonces se conoció como «New Urban Coupé», y se basaría en el Polo y su plataforma denominada MQB A-0. Ahora ya lo tenemos aquí con nosotros, y precisamente en ATT. Volkswagen introdujo un producto totalmente desarrollado en nuestra región, pensado directamente para ella, con un motor eficiente, y un nuevo sistema multimedia denominado VW Play, que se estrena globalmente en el crossover. Una gran noticia para mi, es que este Nivus, no es algo que nació acá y se queda con nosotros, sino que también pasará a fabricarse y comercializarse en el continente Europeo en el 2021.


Este nuevo producto de la marca de Wolfsburgo utiliza la nueva plataforma modular MQB-A0 utilizada también por Polo, modelo con el que también comparte el parabrisas y las puertas, mide 4.266mm de largo, 1.757 mm de ancho, 1.493 mm de altura y tiene una batalla de 2.566mm. En cuanto a la capacidad de baúl, tiene 415 litros, 5 litros menos que su hermana, la T-Cross. El tanque de combustible aloja una cantidad de 52 litros de combustible.


Diseño exterior

Innegable, lo mire por donde se lo mire, que el diseño exterior del Nuevo Nivus (dos palabras que suenan curiosas juntas) es uno de sus puntos a favor. Pero ¿qué es?

¿”este” Nivus, “esta” Nivus? ¿estx Nivus? Es bastante común que una cantidad de personas curiosas que vieron el Nivus en su momento estuviesen divagando constantemente entre decir “La camioneta” o “el auto”. El Nivus, es, por definición, un “crossover”, es decir, está a medio camino entre ser una SUV y un segmento B hatch. Hablando rápido, es el resultado de poner en una licuadora una T-Cross y un Polo, un poco de palabrerío francés (en este caso, Coupé) y enchufarla a 220V. ¿Por que aclaro esto? Porque si bien es un crossover, añade el término estilístico que la asemeja a un (salvando distancias) BMW X4, con esta caída progresiva del pilar C, añadiéndole así una imagen más deportiva, si se quiere. Por colocar un ejemplo que no es así, el Renault Captur es un crossover, basado claramente en un Clio de cuarta generación, pero no es un “Crossover Coupé”. De todas formas, el Nivus tiene como competidores directos al Citroën C4 Cactus y al Honda WR-V (ver lanzamiento), derivado del Fit.

Empezando a analizar el apartado estético del Nivus, comenzaremos, como es usual, por el frontal. El frontal del Nivus maneja un planteo más que agradable, con una combinación inteligente de funcionalidad, sobriedad, y suficiente agresividad. Por los extremos, encontramos los faros, que son Full LED. Si bien no son con proyectores, o como nuestros hermanos argentinos suelen denominarlos «lupas», son con este diseño de óptica tipo cascada, y los diodos dispuestos en la parte de arriba, para que el haz rebote contra la óptica y salga disparado hacia la carretera. Esta tecnología ha demostrado tener un poder lumínico realmente impresionante, que no discrimina entre versiones, ya que la variante Comfortline, también portan esta disposición. Pasando al centro, se encuentra una parrilla similar al diseño que encontramos en su hermana-gemela T-Cross, con un listón cromado que recorre por la mitad toda la parrilla superior delantera, encontrándose en el medio con el nuevo logo de la marca, siendo Nivus el primer producto en estrenar la nueva identidad organizacional de Volkswagen. Un dato curioso, y como viene sucediendo con la introducción de esta tecnología en más productos, el logo de la marca no es tridimensional, sino que es chato porque detrás de el, se encuentra el radar, que asiste a la tecnología del Control de Crucero Adaptativo. En cuanto a las líneas, y es algo que se va a observar durante todo el sector frontal y trasero, se acentúan los trazos horizontales, prevaleciendo así esta sensación de ancho extra, dándole una imagen más fuerte.

Por debajo, encontramos la parrilla inferior, que deja observar el Intercooler, ya que este pequeño motor 1.0, es un TSI, es decir, Turbo Stratified Injection, y créanme, viene a cerrarle la boca a más de uno, en cuanto a su rendimiento, pero ya hablaremos de eso. A los extremos en el inferior, encontramos los faros antiniebla, también con tecnología LED (exactamente igual a las superiores, pero en otro ángulo) que aportan al excelente rendimiento del conjunto lumínico, y también tienen función Cornering-light, es decir, que se accionan al girar la dirección, y se encuentran útiles al entrar a un garaje en la noche, o maniobras que requieran más visibilidad. Entonces, resumiendo el apartado frontal, es muy congruente y más agradable, transmite solidez y realmente se ve bien.

Pasando al lateral de este Nivus, particularmente a mi me sucede que es quizá de los sectores más atractivos de este producto. Es además en este apartado que es más evidente que el Nivus es un licuado de T-Cross y Polo, y podría venderse en un bar veraniego del este, bajo el nombre, German Fever. Lo que más me gusta de este Crossover, es como el diseño es algo integral, y no algo que fácilmente podamos dividir en distintas zonas, ya que estas se extienden y se mezclan muy armónicamente. No cuesta observar como el frontal o el remate posterior se funde en el lateral del Nivus, generando así una sensación de unidad. Y en esto también ayuda en el sector trasero la caída progresiva del pilar C, armonizando el diseño de este Crossover. En esta versión Highline, las barras de techo se encuentran en este color plata, mientras que Comfortline, son en color negro.

La parte baja del lateral, se encuentra cubierto por un plástico oscuro, que se mezcla con un símil metal debajo de las puertas, que se comparten con el Polo. También observamos que este Nivus, particularmente en esta versión equipa unas muy vistosas llantas de 17″, sobre neumáticos 225/55 R17, de muy buen diseño y que, aunque el talón no sea tan generoso y sean de un tamaño considerable, afectan muy poco al confort de marcha de este Nivus, que, adelantamos, es muy bueno.

Pasando al sector posterior de este Nivus, observamos un planteo más similar a T-Cross que a Polo, esto lo podemos observar en el listón negro que se encarga de unir las ópticas traseras, que tienen iluminación LED, incluso en la luz de reversa. También la tipografía de las insignias del modelo son nuevas, y la que dice «Nivus» se encuentra centrada, al igual que por ejemplo, en el nuevo Golf de última generación. También encontramos una insignia que refiere a la motorización, y que no dice 1.0 TSI, sino que dice 200 TSI, cifra que no alude ni al caballaje ni a la cilindrada, sino al torque de este tan pequeño impulsor. Y es totalmente digno de llevar esa insignia, ya que 200 Nm de par para una planta motriz de tres cilindros y solo 999cc de desplazamiento, es algo de lo que está excelente jactarse.


Diseño interior y confort

La marca alemana le dio un giro interesante en el exterior a Nivus, adoptando una estética particular, y quedando bastante sabroso este licuado alemán de Polo y T-Cross. De todas formas, en el interior esto se calmó un poco más en el interior, donde todo asemeja más al Hatch que a la SUV.

En el interior del Nivus, el planteo es congruente con lo que se muestra en el interior, con trazos que refuerzan el sentido horizontal del producto, pero que en el interior dan esta sensación de amplitud. Todo lo que es la parte frontal del interior, se encuentra recorrida de punta a punta, por este aplique plástico pero en color negro placado, o piano Black. Claramente este color se denomina así por el color de los clásicos Pianos de Cola en este negro perlado. A diferencia del interior, el instrumento se toca en las teclas blancas y negras, no en la estructura con este acabado. Esto tiene dos motivos, primero, las cuerdas se percuten mediante el accionar de las teclas, y segundo, porque el acabado negro-espejado, es un imán de suciedad, y huellas dactilares. Más allá de este mata-pulcros, el toque que le da es muy agradable y le añade sofisticación.

En este listón con el tan polémico acabado, se incrustan dos de los grandes protagonistas del interior de este Nivus. La situación frente al conductor es de una postura de manejo sinceramente espectacular, con una butaca cómoda y con reglaje en altura, que permite una regulación lo suficientemente baja, y un volante también con doble regulación (que si bien me resultó grande, me di cuenta que era porque estuve evaluando el Nuevo 208 (ver nota) que porta un volante hexagonal de dimensiones reducidas, debido al i-Cockpit 3D) de muy buen porte, empuñadura y tacto, que dicho sea de paso, en esta versión Highline, tiene levas para accionar el comando manual de la caja. Además, en este volante encontramos también un nuevo diseño, junto a la nueva insignia de la marca, siendo el Nivus el primer producto en estrenar la nueva identidad organizacional de Volkswagen.

Active Info Display en una de sus configuraciones con cuadrantes digitales de velocímetro y tacómetro. Un dato de color, se puede alternar también la información que aparece en los círculos internos de los cuadrantes. En este caso, multimedia y autonomía, aunque esto ya se realiza mediante el sistema VW Play.

De todas formas, como veníamos diciendo, en el listón negro laca que se encuentra recorriendo el panel del Nivus, encontramos como primer elemento destacado (de izquierda a derecha) el Active Info Display. Este AID es un tablero completamente digital, con una pantalla de 10″ que muestra infinidad de información, en infinidad de distintas maneras. La data que nos brinda este sistema se gestiona mediante el rayo derecho del volante, con una tecla para gestionar que información queremos ver, y con otra etiquetada «VIEW» para la forma en la que queremos verla.

Para dar un ejemplo mínimo, en la primera imagen que colocamos del Active Info Display, la información seleccionada para observar es la Información General del Viaje, que nos tira datos sobre el recorrido, la duración del viaje, la velocidad media y el consumo medio. En esta primera captura, estamos viendo esa imagen en el centro, junto a dos cuadrantes analógicos que corresponden al tacómetro y velocímetro, respectivamente.

Si nosotros tocamos la tecla VIEW, podemos seguir observando esta información pero de otra manera, quedando como en la segunda fotografía, donde aparece un Nivus digital, y alrededor de el se encuentra la misma información que vimos entre los dos cuadrantes, pero reservándose solo a esta información. De todas formas, debajo de la linea azul, encontramos datos generales como en que posición se encuentra el selector, y la velocidad actual. Ya en partes físicas, encontramos a la derecha el medidor de combustible, y a la izquierda, la temperatura.

En este caso, estamos viendo en vista minimalista, unicamente la multimedia.

Pasando más a la derecha, encontramos otra de las grandes novedades que viene a introducir el Nivus a la región, y se trata del sistema multimedia VW Play, que fue desarrollado también desde cero, en el mismo país donde se pensó el Nivus. El sistema se encuentra compuesto por una pantalla de 10″, con una definición realmente brillante, y un funcionamiento del UI propio, destacable por donde se lo mire.

Además de ser un sistema que tiene una velocidad, definición y cantidad de funciones destacable, tiene Apple CarPlay inalámbrico, y una calidad de sonido muy buena. Tiene también la capacidad de crear perfiles, y de modificar desde la misma gran cantidad de funciones del auto, como la confirmación sonora del bloqueo mediante la llave o mediante el tirador de la puerta, cuantas puertas queremos que se desbloqueen, entre muchas más funciones.

Desde esta pantalla también podemos vislumbrar las funciones de la cámara de retroceso, que tiene una muy buena definición además de encontrarse asistida por sensores de estacionamiento traseros y delanteros.


Por debajo de la pantalla, encontramos las salidas de ventilación, y debajo de estas el ajuste del climatizador automático con display digital que porta el Nivus, con un poder considerable y que, lo único que podríamos pedirle, es que fuera de dos zonas, aunque, siendo honestos, está muy bien. Debajo de el encontramos un puerto USB, además de un espacio de almacenamiento bastante profundo, al nivel de que un celular bastante grande entra allí. Podríamos reclamarle un cargador inalámbrico para dichos dispositivos, algo que si bien es útil, yo que no soy un usuario de un smartphone con dicha capacidad, no lo extrañé.


Más por debajo, y discurriéndonos en el planteo general del interior, es muy correcto, con butacas de buena comodidad, una toma de 12V en la consola central, y dos posavasos que no son de dimensiones muy generosas, pero es preferible a no tenerlos. También tenemos un reposabrazos central extensible, que aporta considerablemente a la comodidad de este interior, aunque está un poco hacia abajo, y toca con el freno de mano cuando este está accionado. El listón negro del interior se extiende también hacia los tiradores de las puertas delanteras, aportando continuidad y añadiendo un poco de calidad percibida. En las puertas también encontramos los reposabrazos cubiertos en cuero, un buen toque. La calidad de materiales en el Nivus es correcta, sin ser tampoco un abuso de materiales blandos, sino que predominan los plásticos rígidos aunque de buen porte. En cuanto a la calidad de armado, es muy buena, ya que nada hace ruido, y se combina con la excelente insonorización para dar una sensación bastante superior.


Pasando a las plazas traseras, la situación sigue siendo bastante favorable, y me arrebató un pequeño miedo que tenía. Es común que en este tipo de productos de corte «SUV Coupé o Fastback» el espacio en las plazas traseras se vea perjudicada por la caída del techo hacia el sector posterior, por esta cuestión de la imagen más estilizada o deportiva. De todas maneras, en este Nivus eso no sucede, ya que la caída del techo se produce detrás de estas plazas, explicando también el largo adicional del producto con respecto a Polo.

El espacio para las piernas es adecuado y permite viajar distancias largas con una comodidad muy agradable, en esto también entran a dar su parte el respaldo que se encuentra con la inclinación justa, y ayuda a paliar quizá la reducción del espacio con respecto al techo, que de todas formas, sobra. La plaza central sigue siendo un espacio suficiente para habitar, aunque va a tener que lidiar con ciertas limitaciones, como el falso túnel de transmisión, el recorte en largo del asiento, o el hecho de que está un poco más elevado. Un faltante bastante fino que me gustaría que este Nivus hubiese incorporado en la variante Highline, es el reposabrazos en la plaza central. Sin embargo, compensa con las dos salidas de aire acondicionado para los pasajeros traseros, y un puerto de carga USB para la carga de smartphones.

Pasando más allá de las plazas traseras, encontramos finalmente donde realmente paga el largo extra que este Nivus tiene en comparación al Polo, y es que el tamaño del baúl es uno de sus puntos fuertes. Con una capacidad total de 415 litros, es de los más espaciosos de su segmento, además de tener una profundidad considerable. Si rebatimos los asientos traseros, el espacio aumenta hasta unos 826 litros hasta la altura del respaldo, mientras que asciende a unos 1.174 litros si contamos hasta la altura del techo. Si podemos reclamarle algo, es que no tiene la posibilidad de establecer un piso de doble altura en el baúl, además de que podría tener un mejor nivel de terminados en este sector.

Y otra cuestión, que no es totalmente un punto en contra, es que el neumático de auxilio, no es igual a los 4 titulares. Sin embargo, las medidas son 195/65 R15, lo cual por lo menos, tiene la virtud de no ser estos auxilios de tipo galleta, aborrecidos por toda la comunidad de periodistas y usuarios.

Para que puedan observar el tamaño del auxilio en medida 195/65 R15, en comparación con los 205/55 R17, del Highline

Desempeño mecánico

Para comenzar a hablar del desempeño mecánico de este Nivus, les propongo que visiten el Instagram de ATT, y vean la publicación donde adelantamos que estábamos probando a este producto, comentando también el combo mecánico que usa, con un motor tricilíndrico de 999cc de cilindrada con caja automática de seis marchas (link directo hacia la publicación). Habiendo visitado la publicación, les recomiendo que lean los comentarios que allí se dejaron, que tiraba abajo al TSI. Luego de ver esos comentarios, damos comienzo al apartado del desempeño mecánico.

El desempeño mecánico de este pequeño impulsor TSI, es uno de los grandes puntos del Nivus. En ambas versiones utiizará un impulsor de tan solo 999 cc de cilindrada con sobrealimentación mediante turbocompresor, lo que le brinda una potencia de 116 cv y 200 Nm de torque en el rango de 1.500 a 4.250 rpm. Es por esta crifra de par que el impulsor se anuncia en insignias como 200 TSI. También en ambas versiones se relacionará a una caja automática convencional de seis relaciones.

En la práctica, el impulsor se gana el premio y el recuerdo del mejor impulsor tricilíndrico que probé en lo que va del ya saliente 2020. El trabajo de mitigación de las vibraciones es realmente notorio, ya que no vibra en absoluto, estando totalmente a la par de motores tetracilíndricos. Añadido a esto, el TSI se anuncia con una suavidad y entrega de potencia destacable, lo que le dan una agilidad de la que muchos motores más grandes y sin turbo carecen.

En la ciudad, la relación de la caja automática Tiptronic de seis marchas y el impulsor turboalimentado de tan solo 999cc, es simplemente maravillosa, aplausos y medallas para Volkswagen en este apartado. El Nivus logra moverse con agilidad, evidenciando también sus raíces provenientes de un hatchback, pero con el añadido de que gracias al aumento del despeje, es menos probable que llegue a tocar abajo en algún badén. La marcha se anuncia tranquila y silenciosa, con un impulsor que, en manejo normal, trabaja siempre por debajo de las 2.200 vueltas, y en velocidades de hasta 55 km/h, siempre en las tres primeras relaciones. La primera y la segunda marcha de la transmisión automática son más cortas, y la tercera ya es sorprendentemente más larga. La caja tiene una velocidad de reacciones muy buena, claramente sin llegar a ser una DSG, aunque por suerte, careciendo de los inconvenientes de una DSG, como el mantenimiento o algunas brusquedades a la hora de pasar marchas. De todas formas, dado que a partir de las 1.500 vueltas ya empieza a mostrar la destacable cifra de 200 Nm de torque, el manejo es constantemente ágil y agradable. Si algo pudiésemos criticarle a este combo mecánico, con una exigencia realmente quirúrgica, podríamos decir que las salidas a veces pueden ser un poco bruscas, sobre todo cuando se sale con un andar más tranquilo, porque responde muy bien ante el manejo exigente.

Saliendo del ambiente urbano y pasando a las rutas, el Nivus muestra un aplomo fenomenal y una seguridad realmente destacable. El trabajo de insonorización es excelente en todo aspecto, pero en este caso, nos focalizamos en que el impulsor no se siente, además de que gracias a las relaciones de la caja, con una sexta larguísima, a 100 km/h, el TSI gira a solamente 1.900 rpm, permitiendo un silencio muy agradable y unas mejores cifras de consumo. Cuando se necesita agilidad, como en maniobras de sobrepaso, la mecánica responde muy bien, con una caja de excelente accionar, siempre constante y bastante rápida a la hora de realizar los rebajes. Para pasar de 80 km/h a 110 km/h, en modo D le toma 6,40 segundos, con un kickdown hasta tercera marcha. Curiosamente en modo S (de Sport) el tiempo ascendíó a 6,87 segundos, aunque decidimos no prestarle más atención, puede haber sido una eventualidad de viento de frente, o inclinación de terreno que no hayamos notado. Al exigir la mecánica, con el pedal derecho a fondo, luego de un pequeño lag (del cual es responsable el acelerador electrónico) las vueltas ascienden hasta las 6.200, notando realmente la entrega de torque desde las 1.500 hasta las 4.300. Si no queremos que la caja se encargue de adaptar la relación de marcha a un sobrepaso, podemos optar por «realizar nosotros los cambios», mediante el comando secuencia en el selector mismo, o mediante las levas en el volante en esta versión Highline.

En cuanto a los consumos del tan pequeño TSI, estos hacen justicia de su reducido desplazamiento. En nuestros registros de prueba. En la ciudad, los consumos fueron de 13,9 km/l, mientras que en la ruta la cifra fue de 19 km/l en sexta marcha a 100 km/h, con el impulsor girando a 1.900 rpm, y de 18,5 km/l a 110 km/h. En ciclo mixto, los consumos fueron de aproximadamente 15,6 km/l. Para los curiosos que subestiman los consumos y las capacidades más familiares del pequeño TSI, con 5 personas a bordo y carga en el baúl, el consumo a 100 km/h fue de 16,9 km/l, así que no hay excusas para decir que el Nivus tiene «poco motor».

Básicamente, con estos consumos y las cifras prestacionales que Nivus declara, deja en una posición incomoda a sus compañeros de gama, como Polo, Virtus y T-Cross, que utilizan los ya anticuados 1.6 MSI atmosféricos de 110 cv y 152 Nm de par. Esperemos que VW adopte esta mecánica pronto para estos productos en nuestro mercado.


Comportamiento dinámico

Pasando al comportamiento dinámico del Nivus, recordemos que es un producto basado en la misma plataforma que Polo, Virtus, y T-Cross, denominada MQB-A0. Esta plataforma es una versión más económica de la MQB usada por modelos de la marca y del grupo VAG en general. El análisis de la dinámica del Nivus va a continuación.

El Nivus logra un balance entre comodidad y firmeza casi que ideal, volviéndose así, según mi criterio, la nueva referencia del segmento. Cuando uno sienta los ojos en el lateral del Nivus, se imagina situaciones no tan gratas por los bastante grandes neumáticos que porta, con muy vistosas llantas de 17″. De todas formas, esto se queda en una simple premonición, y basta con subirse al pequeño crossover para quitársela de encima.

En todo momento, el Nivus brinda sensaciones superiores, por cualquier aspecto que pueda observarse. En ciudad se destaca un nivel de insonorización y de filtrado de imperfecciones envidiable, que se acercan más a productos de un segmento superior que a sus rivales. En la ciudad, el desempeño es más que agradable, agraciado por la combinación del buen accionar motor/caja, y además, por la puesta a punto confortable de las suspensiones. Claramente, los 205/55 R17 no hacen magia y las suspensiones tampoco, así que cuando la situación del camino se pone complicada, el Nivus no es el producto más blando del segmento, ya que la medida de las llantas pueden endurecer la marcha solo un poco. Pero en lugares donde los caminos sean más decentes, el desempeño es espectacular, y como dijimos anteriormente, las sensaciones que transmite son siempre superiores, porque incluso cuando hay asperezas en el camino, el nivel de insonorización y de buen aislamiento, hace que tan solo se sientan como lo que son, asperezas. Recordemos también, que alcanza este buen nivel de dinámicas con un planteo totalmente convencional de suspensiones. Sin recurrir a sistemas de multi-brazo, ni independientes. Se vale tan solo de un eje rígido trasero y suspensiones independientes delanteras.

Pasando a la ruta, es quizá donde más se destaca el Nivus, ya que demuestra un aplomo envidiable, y que es más digno de un segmento C que de un segmento B. Este producto nacido en Brasil, encara con facilidad el ambiente rutero, posicionándose siempre sólido y seguro, con un nivel de insonorización excelente, y una dirección que si bien no es deportiva, es lo suficientemente directa y de accionamiento rápido para cualquier maniobra que pueda ser requerida. También cuenta con controles de estabilidad y tracción, para aumentar la sensación de seguridad. Ya que de tecnologías hablamos, también cuenta con control de crucero adaptativo (ACC) con Front Assist (FA), para que el vehículo se encargue por su cuenta de mantener la distancia entre el vehículo de enfrente, mientras le estipulamos una velocidad constante para circular. Este sistema funciona muy bien, valiéndose de un radar que se encuentra en el plano logo de VW en el frontal. La pena de este sistema, es que si el vehículo de enfrente baja de los 30 km/h, el Nivus dará una alerta sonora y visual en el Active Info Display, informándonos que el ACC se suspendió, para que nosotros tomemos el control de los pedales si es necesario. También es otra noticia no tan grata, que el frenado autónomo de emergencia (AEB) funciona únicamente a bajas velocidades, más precisamente de 5 km/h a 30 km/h, tratándose de un sistema únicamente urbano.

Como un tercer ambiente, para el cual este Nivus no está pensado directamente, es decir, aunque le sobren plásticos y se le haya aumentado el despeje, en caminos fuera del asfalto y más desparejos, el comportamiento es sorprendentemente bueno. Las asperezas se transmiten poco más allá de las 17″ de las llantas, y se envían al habitáculo en forma de estas pequeñas vibraciones que si bien están de más, es muy satisfactorio que un producto de este corte, solo manifieste estas pequeñas molestias al pasar por un terreno más hostil.

Y por último, al exigirle a este conjunto mecánico y de chasis, las respuestas son más que agradables, y además de ello, se torna divertido, manifestando pocas inclinaciones y buena respuesta a los giros pronunciados, con una tendencia más a deslizar el tren posterior que a arrastrar el frontal, manteniéndonos siempre seguros por el accionar del ESC, que no falló en ninguno de los casos en los que lo evaluamos. Gracias a esto, el sector frontal del Nivus siempre va por donde el conductor le dice, transmitiéndonos seguridad y un factor de diversión que no esperábamos.


Equipamientos

EquipamientosComfortlineHighline
5 cinturones de seguridad inerciales de tres puntas
6 airbags (frontales, laterales y de cortina)
Advertencia sonora y visual de cinturones en todas las plazas
Anclajes Isofix y Top Tether
Asistente de mantenimiento de distancia mínima (Front Assist)
Control de velocidad crucero (CC)
Control adaptativo de velocidad crucero
Detector de fatiga
Frenos de disco delanteros y traseros
Sistema de asistencia de arranque en pendientes (HHC)
Sistema de control de estabilidad (ESP)
Sistema de frenado autónomo de emergencia (AEB)
Sistema de frenado de emergencia post colisión (MKB)
Sistema de frenos ABS con EBD
Sensor de presión de neumáticos
Barras de techo en color plata
Barras de techo en color negro
Faros antiniebla delanteros con Cornering Lights
Faros Full LED
Insertos en cromo
Llantas de aleación 16″ en neumáticos 205/60 R16
Llantas de aleación 17″ en neumáticos 205/55 R16
Luces de giro insertas en espejos retrovisores
Luces traseras LED
Paragolpes, espejos y manijas de puertas en color carrocería
Tercera luz de freno.
Luces diurnas LED (DRL)
Active Info Display
Aire Acondicionado
Climatronic con difusores traseros
Alarma, bloqueo central e inmovilizado electrónico
Apertura y arranque sin llave (Kessy)
Apoyabrazos delanteros
Apoyacabezas traseros (3) regulables en altura
Asiento de conductor con regulación manual
Asientos tapizados en eco-cuero
Cámara de retroceso
Compartimiento de guantera con refrigeración
Computadora de abordo
Consola de techo para lentes
Dirección asistida eléctricamente (Servotronic)
Espejo retrovisor interior con anti-encandilamiento automático
Espejos retrovisores con función «Tilt Down»
Espejos retrovisores ajustables electricamente
Espejos retrovisores rebatibles electricamente
Llave multinfuncion tipo navaja
Luces de lectura interior, parasoles con espejos iluminados
Radio de 6.5″ Composition Media con Android Auto y Apple CarPlay
Radio de 10″ con sistema Volkswagen Play con Android Auto y Apple CarPlay inalámbrico
Sensor de luz y sensor de lluvia
Sensor de temperatura exterior
Sensor de estacionamiento delanteros
Sensor de estacionamiento traseros
Sistema Coming Home
Sistema Leaving Home
Sistema de sonido con seis altavoces
Vidrios eléctricos delanteros y traseros
Volante con insertos metálicos
Volante multifunción
Volante con levas de cambio integradas
Volante regulable en altura y profundidad

Lo bueno

  • Desempeño del TSI.
  • Diseño exterior.
  • Diseño, comodidad y buen armado interior.
  • Consumos de la mecánica.
  • Desempeño de la caja automática.
  • Confort de marcha en ruta y ciudad.
  • Sistema multimedia VW Play.
  • Postura de manejo.
  • Tamaño del baúl.
  • Habitabilidad para cuatro.
  • Relación desempeño mecánico/Equipamiento/Seguridad/Dinámica/Precios.
  • Gama de colores.

Lo malo

  • Plaza trasera justo a lo ancho.
  • Gama reducida a únicamente caja automática.
  • Auxilio temporal de distinta medida.
  • Visibilidad trasera limitada.

Conclusión

Para concluir con la reseña del Nuevo Nivus, debo admitir que me resulta muy grato complicarme para encontrarle puntos negativos a un producto, algo que se pudo ver en el listado de arriba. El Nivus viene a situarse por encima de Polo y por debajo de T-Cross, siendo curiosamente, una mezcla perfecta de ambos, y resultando en un producto mejor a los dos, si nos ponemos a comparar, aunque no tenga mucho sentido. Polo y T-Cross son muy buenos productos, con el inconveniente de portar una mecánica anticuada, algo que le roba el broche de oro al compacto y la SUV.

Nivus es un producto con un motor eficiente, bastante seguridad de serie, y que suma algunas tecnologías a la seguridad como el AEB y el ACC en su versión Highline. Además de esto, suma una calidad de armado muy buena, con materiales más rústicos, si, pero muy bien construido. La plataforma MQB-A0 le imprime al Nivus un comportamiento dinámico ejemplar, aunque se valga de un sistema totalmente convencional, lo cual habla de una gran puesta a punto.

En cuanto al 200 TSI, ya los periodistas del motor tenemos un proceso estándar para lidiar con la estigma de las mecánicas que obedecen a la tendencia del down-sizing, esta tendencia a incrementar la eficiencia de los motores, mediante sistemas de inducción forzada, en este caso, la turboalimentación. El proceso es, decirle al consumidor, que vaya al concesionario de la marca en cuestión, que realice un test-drive de un producto con ese impulsor, y adiós a todo aquel prejuicio que puedan tener.

Así uno se da cuenta facilmente, que la mecánica 200 TSI que equipa este Nivus, se comporta mucho mejor que los 1.6 MSI de VW, demostrando que estos pequeños tricilíndricos no tienen casi falencias, y menos este EA211 R3 (así se conoce internamente), que es el mejor impulsor de tres cilindros que he utilizado por ahora. Y si quieren una conclusión más corta aún: ¡Parabens VW Brasil! tienen el mejor producto del mercado Uruguayo por menos de 30.000 dólares, y que pelea bien con algunos de mayor precio.


Precios y garantía

  • Volkswagen Nivus Comfortline 200 TSI Automatic – U$S 26.990
  • Volkswagen Nivus Highline 200 TSI Automatic – U$S 29.990
  • Garantía de 3 años o 100.000km.
  • Comercializa: Julio Cesar Lestido S.A. Cerro Largo 1727. Tel: 24002131
  • www.volkswagen.com.uy

Emiliano C.

Escritor y Director Principal de A Todo Torque Uruguay.

Ver todas las entradas de Emiliano C. →
A %d blogueros les gusta esto: