ATT Prueba: Renault Clio IV Intense 0.9 TCe MY 2020

 Durante 4 días y 700 (ya adelantamos) económicos kilómetros, estuvimos evaluando al Renault Clío IV 2020, con motivo de las últimas actualizaciones que sufrió. La unidad evaluada es la Intens que tiene un coste de U$S 22.490, tope de gama con motor de 900 cc turboalimentado y de 90 CV, e importado de Turquía.

Lo probamos a fondo y te contamos que nos pareció, ya.

Aspecto exterior

No vamos a hablar de toda la historia del Clio porque es vieja conocida, pero para mi siempre fue un auto atractivo. De todas maneras, esta generación IV del producto de la marca francesa, es un diseño casi pasional, que se acentuaba en el color Rojo Fuego que tenía nuestra unidad de pruebas.

El Clío mide 4.062 mm de largo, 1.945 mm de ancho (con espejos) y 1.448 de altura. La capacidad total del maletero es de 300l, y con los asientos rebatidos alcanza unos 1.146l. El peso en orden de marcha es de 1.009 kg.

Empezando por el frontal, tenemos un estilo bastante lanzado, con una trompa resuelta a mi entender muy correctamente, que en los extremos la contienen estas ópticas de tamaño bastante generoso y que realizan un trabajo increíble, pero iremos a ello más adelante. En el sector inferior del frontal del auto vemos la parrilla, que es de dimensiones contenidas.

Como con no tantos productos, el lateral de este Clio IV es una experiencia visual casi única a nivel segmento. Sobre cada eje, se encuentran unas caderas que acentúan el ancho de este producto, y genera una sensación particular observar por los espejos retrovisores (de generoso tamaño) y poder ver las caderas posteriores del auto. También, al igual que sus hermano menor Kwid, y su hermana mayor Captur, tiene estos detalles en la parte baja de los laterales que le aportan más al diseño seductor de este francés.

En el sector trasero, se sigue observando una buena resolución por parte de la marca, con unas ópticas LED (en Intens) bien apaisadas, que se integran al baúl, y se encuentran incrustadas en un recurso de diseño curioso de la retaguardia del Clio. En el interior del rombo de la marca, se encuentra la cámara de retroceso, en una muy buena solución de diseño y funcionalidad.

En general, al diseño exterior le sobra personalidad. En la noche, al destrabar las puertas con la llave-tarjeta, las luminarias LED realizan una función tipo “welcome home”, es decir, que le da la bienvenida al conductor, aumentando progresivamente la intensidad y encendiéndose del todo finalmente. Un detalle muy agradable.

Diseño y confort interior

En el interior de este Clío vemos un planteo ya conocido, como por ejemplo en Captur y Grand Captur. El interior de este producto es un mix agridulce, paso a explicar.

En el frontal, todo es plásticos, menos el volante, que está forrado enteramente en cuero y tiene una empuñadura y tactos fantásticos. Sin embargo, todos los plásticos (menos los bajos, como es usual) son de muy buena calidad, y si bien son rígidos, son de tacto más blando, y dan una muy buena sensación.

Más al centro hay un panel central que incluye a la multimedia, unos mandos físicos de función home, home setting y volumen, y más abajo la climatización, que es automática en esta versión tope de gama. El material frontal es de este plástico negro lacado, o negro piano dirían algunos. Esto es agradable a la vista, más en mi opinión, no lo prefiero porque la suciedad se nota enseguida, y se llena de huellas dactilares, algo particularmente desagradable.

Siguiendo por esa zona, y por la misma zona de análisis, el sistema multimedia R-Link Evolution con pantalla táctil de 7” en términos bastante generales, está bien. La respuesta al tacto es un poco lenta, y se pone bastante torpe a veces. También le cabe la crítica (extraña) de que tiene Android Auto, pero no Apple CarPlay. Lo positivo es que tiene navegador integrado, y que los seis parlantes que porta esta unidad, se escuchan muy bien, con buena respuesta en graves, y en agudos particularmente.

El tablero de este Clío MY 2020 sigue siendo el mismo, en disposición mixta con dos elementos de aguja a los costados, uno que indica las RPM del motor y otro la cantidad de combustible (aguja complicada de bajar). En el centro, un velocímetro digital con números bien grandes. En la parte baja central, observamos una linea coloreada, que lo que indica es que tan economicamente estamos manejando, esto combinado al indicador de pase de cambio (tanto upshift como downshift), hacen al Clío un auténtico eco-friendly.

y arriba de éste, una pantalla que muestra toda la información de la computadora de abordo. Dicha pantalla es un poquito anticuada, pero sigue funcionando bien. Las distintas funciones de la computadora de abordo se controlan desde dos botones en la palanca derecha de donde también se controlan los limpiaparabrisas, que, dicho sea de paso, son automáticos al igual que las luces.

Pasando a lo que es confort, es bastante bueno en general, las butacas son grandes, mullidas y sujetan bien. También suma a que sea un lugar habitable con gusto la existencia del reposabrazos central (más tirado hacia el conductor que otra cosa), y el techo fijo panorámico que (mientras esté limpio) es algo muy agradable siempre. Hilando fino, el tapizado es en mix tela y detalles en cuero del color de carrocería, pero la tela de los asientos es como aterciopelada. Esto es lindo para mirar, pero con esa mirada, se ensucia y es complicada de limpiar. La butaca del conductor tiene un amplísimo rango de ajuste en altura, quedando muy bajo si lo deseamos, igual que el volante, que se regula en altura y profundidad.

Si nos vamos al asiento trasero, abriendo la puerta mediante el tirador que no se encuentra en la posición convencional, sino en la punta superior trasera. Acá la cosa cambia un poco. Es un auto con un diseño extravagante, muy bajo (se siente al subirse a cualquiera de las cuatro plazas) pero en las traseras se siente más.

La línea de techo es baja, el espacio atrás tanto como para la cabeza como para las rodillas es reducido, más aún para los más corporalmente extensos, como quien escribe. Lo bueno es que la parte trasera de los asientos delanteros está moldeada hacia adentro (menos mal porque sino hay que sentarse como indio).

En la plaza central trasera, se eleva bastante la postura, más que nada porque las otras están muy hundidas, lo cual está bueno. Pero también molesta el falso túnel de transmisión, por lo cual, es más un auto para 4 (2 que no sean muy grandes) que para 5. Para remediar, van a disfrutar más el techo panorámico.

En líneas generales, la habitabilidad trasera es inversamente proporcional a la longitud del conductor/pasajero delantero. Cuanto más largo es el de adelante, peor la pasas. Cuando manejo yo, por ejemplo (1.83m), los que van atrás, van bastante justos. (En la foto a la izquierda, la butaca del conductor esta en mi postura de manejo, la del pasajero, mucho más adelante.)

En el baúl si tenemos buenas noticias, ya que la capacidad es de 300l y se puede ampliar abatiendo los asientos traseros (60:40). Esto, porque la rueda de auxilio (temporal) no está ahí, sino que se encuentra afuera por debajo.

Desempeño mecánico

Para mi, el motor de este Clío es su piedra fundacional. Este pequeño utiliza un motor denominado H4Bt de tan solo 899 cc, 3 cilindros, 12 válvulas, inyección multipunto, 90 cv de potencia y 135 Nm de torque. La potencia se entrega en su máximo esplendor a las 5.250 rpm y el torque desde las 2.500 vueltas. Todo esto está asociado a una transmisión manual de cinco relaciones. Para empezar, si bien el impulsor es tricilíndrico, el sonido que emite es bastante agradable, y además solo se siente vibrar al ralentí y cuando está frio. De no cumplirse esas condiciones, casi ni vibra.

Ciudad

Pasando de tecnicalidades a la vida real, este combo de motor/caja es un aliado intachable para el manejo en ciudad. La entrega tan temprana de los 135 Nm de torque, hacen que sea un producto terriblemente ágil, haciendo de por ejemplo, el infernal tránsito montevideano una experiencia muchísimo más placentera. Ya a partir de las 1.500 vueltas el motor empieza a empujar con fuerza progresivamente, desarrollando su máximo potencial a partir de las 2,500 gracias al turbo.

El Clio cuenta con un modo de manejo ECO, que modula el tacto del acelerador y su respuesta. En este modo, las respuestas merman y se empieza a evidenciar un poco más la diminuta cilindrada del motor, De todos modos, cumple con su cometido y sigue siendo más ágil que la mayoría. Aunque debo admitir que no usé el modo ECO, porque como dije las respuestas merman pero a un punto un poco molesto. De la misma forma, el sistema Start and Stop, relacionado con caja manual, suele confundirse fácilmente, pudiendo dejarte con el motor apagado a la salida ede un semáforo por ejemplo.

Ruta

Cuando encaramos la ruta, las noticias siguen siendo buenas. A 100 km/h el 0.9 turboalimentado en 5ta marcha gira apenas a 2.500 vueltas, régimen al que por ejemplo, giraba el G4FC 1.6 del Hyundai HB20 en sexta marcha. De todo lo que se puede esperar de un motor tan pequeño, lo cumple todo y un poco más.

La fuerza se sigue entregando temprano, incluso en 5ta las respuestas son justas pero suficientes, permitiendo hacer sobrepasos sin apuro, pero si queremos más empuje, en 4ta o 3ra las respuestas de este combo mecánico son aun mejores. Siempre hay que tener en mente que, aunque sea turbo y un motor muy eficiente, sigue siendo un impulsor con 90CV , lo que no lo deja muy bien parado frente a competidores que tienen más de 110 CV seguro.

Consumos

Gran punto a favor del franco-turco los consumos, en ciudad el promedio que logramos con manejo exigente y suave en distintos tramos, fue de 16 km/l. Solo en ruta, la cifra descendió considerablemente y se fijó en unos 24,5 km/l a 100 km/h en 5ta. El gasto mixto entonces, fue de aproximadamente 19 km/l. Una cifra impresionante pero coherente con la cilindrada.

Comportamiento dinámico

El comportamiento dinámico de este Clio es una sorpresa. Al ser un auto europeo, uno tendería a pensar que al estar diseñado para esas rutas, sería un desastre en las nuestras. No es así, si bien el despeje es un poco bajo y hay que tener cuidado con los badenes y demás, los neumáticos de medida 195/60/R16 le aportan cierta comodidad extra. De todas formas, no es el más blando, pero tampoco es el más duro.

Pero el problema de la altura, se paga bien en la ruta, terreno en el cual se lo siente con un aplomo espectacular. El Clio va bajo, y encara las curvas con pocas inclinaciones. A mi parecer, velocidad cómoda unos 100 km/h, ya que cuanto más rápido vamos, el viento se siente golpear fuerte en los pilares A, y es un poco molesto, pero nada del otro mundo.

Un punto particular que encontramos en este Clio (y otros productos con esta plataforma) es que cuando pasamos un badén o similares que logre torcer un poco al auto, se comienzan a sentir crujidos provenientes del sector trasero del auto. Los he sentido en otro producto de la marca (en este caso específico, distintas Captur) y ya con unos cuantos kilómetros más arriba, lo cual los acentuaba.

Pero más allá de eso, todo está excelentemente insonorizado y la calidad es notoria, la marcha es silenciosa, cómoda, un equilibrio suficiente entre comfort y sport.
Conclusión:

Como conclusión de la prueba, debo admitir que me pareció un producto genial. Si yo tuviese que comprar un segmento B, la decisión estaría entre un Onix y un Clio. Pero la verdad es la siguiente, para las familias de 4 personas que deciden comprar un segmento B para salir de vacaciones cada dos por tres y transportarse, es un auto chico. El espacio trasero se complica, la valija es suficiente pero realmente las plazas traseras son acotadas. Cómo lo es el planteo del auto en general, es sexy, pero es la misma historia que relata Fito y Fitipaldis en Soldadito Marinero, «escogiste a la más guapa y a la menos buena». No está ni cerca de ser malo, pero si de los más acotados en plazas traseras. Si podés lidiar con eso o no te preocupa lo suficiente, es una compra más que no solo con cierto sentido lógico, sino que por el lado de la seducción, también esté Clio sabe hacerse un lugar en tu garaje.

Lo bueno:

  • Motor eficiente, los consumos son tremendamente buenos. Ágiles respuestas. Silencioso.
  • Calidad general.
  • Comfort interior (plazas delanteras).
  • El equipamiento es correcto.
  • Tamaño del baúl.
  • Luces Full-LED Pure Vision, con un poder de iluminación descomunal.

Lo malo:

  • Pantalla táctil es un poco lenta y demora en responder, tampoco tiene Apple CarPlay.
  • Plazas traseras, acceso y habitabilidad.
  • Rueda de auxilio temporal y externa al baúl.
  • Calidad de la cortina del techo panorámico, no es capaz de filtrar el calor.
  • Faltan airbags de cortina, aunque los laterales son de cabeza-tórax.

PRECIO Y GARANTÍA:

  • Renault Clio IV 0.9 TCe 90 | U$S 22.490
  • Garantía de 3 años o 100.000km (extensible a 5 años o 120.000km)

EQUIPAMIENTOS:

La gama CLIO IV se divide en dos niveles de equipamiento, Life e Intens.

El Clio Life equipa:

ABS, asistencia a la frenada de emergencia, limitador y regulador de velocidad, asistente de arranque ne pendiente, controles de tracción (ASR) y estabilidad (ESC), aviso de olvido de cinturón (SBR) de todas las plazas, airbags frontales y laterales de cabeza-torax, cinco cinturones inerciales de tres puntas, cinco apoyacabezas, sistema anti-submarino en todas las plazas.

Dirección asistida eléctricamente variable, volante con doble regulación, computadora de a bordo, indicador de cambio de velocidad (GSI) intermitentes con función autopista. Paragolpes delantero y trasero de color carrocería, embellecedor frontal negro brillante, alerón trasero, llantas de aluminio 16″, tapicería interior medal negro y rojo, tiradores interiores de apertura delantera y trasera cromados, contorno de altavoces delanteros Bass Reflex. Faros antiniebla, luces diurna LED y faros FULL LED Pure Vision, Retrovisores exteriores eléctricos con función anti congelamiento y sensor de temperatura. Aire acondicionado con reciclaje de aire, vidrios delanteros eléctricos. Radio con pantalla integrada con dos parlantes con puerto USB/AUX/BT. Sistema de audio de optimización de frecuencias bajas Bass Reflex.

Asiento del conductor regulable en altura, asiento trasero rebatible 60:40. 2 portavasos centrales y uno trasero, portaobjetos en frente al asiento del acompañante y en cada puerta, toma de 12V. Iluminación LED controlada por la tarjeta de arranque, iluminación del maletero. Cierre centralizado a distancia y a baja velocidad.

La variante Intens suma o reemplaza:

Sensores de estacionamiento delanteros y traseros, sistema eco-mode, juncos frontales y laterales cromados, llantas de aluminio diamantadas de 16″, tapicería mikado negro y gris en mix eco-cuero y tela, volante forrado en cuero y techo acristalado panorámico fijo. Encendido automático de luces, espejos abatibles automáticamente, sensor de lluvia, Sistema multimedia R-Link con pantalla de 7″ con navegador TomTom, 4 parlantes, y Android Auto.

FICHA TÉCNICA

  • Motor H4B
  • Cilindrada (Cm3): 898
  • Numero de cilindros/válvulas: 3/12
  • Potencia máxima (cv): 90 @ 5.250 rpm.
  • Par máximo (Nm): 135 @ 2.500 rpm.
  • Caja de velocidades manual de 5 relaciones.
  • Tracción delantera.
  • Neumáticos: 195/55 R16 87H.

COMERCIALIZA:

Emiliano C.

Escritor y Director Principal de A Todo Torque Uruguay.

Ver todas las entradas de Emiliano C. →